Las invocaciones en Final Fantasy

Las invocaciones son uno de los factores que han ido marcando cada entrega de la franquicia Final Fantasy, tanto en sus juegos numerados principales como en spin off. Pero no siempre han tenido la misma importancia ni han desarrollado el mismo papel, yendo ocasionalmente desde personajes fundamentales para entender la narrativa hasta meros instrumentos para el combate (o a veces ni eso). Hagamos un recorrido por los Final Fantasy que han puesto más el foco sobre sus invocaciones y el porqué. Avisamos de que habrá SPOILERS de Final Fantasy IX y XV.

Previamente… hablemos un poco de mitología(s)

Las invocaciones en Final Fantasy guardan ciertos rasgos comunes en todas las entregas: suelen asistirnos en la batalla, están asociados a un elemento concreto (Ifrit siempre será la invocación de fuego y Shiva la de hielo, por ejemplo; pero también los hay que causan estados alterados o que sanan al equipo) y los hay que son recurrentes y ya extremadamente populares entre los seguidores de la saga (aparte de los citados, Bahamut es un imprescindible).

Sin embargo, ¿cuántos de los aquí presentes saben que Odín o Fenrir provienen de la mitología nórdica, pero no que Ifrit o Bahamut son de la musulmana? En las invocaciones hallamos todo un sincretismo folclórico de diversas culturas, probablemente con la intención de otorgarle un carácter exótico y hasta cierto punto ajeno (son seres que trascienden la humanidad). Así, tenemos que Leviatán proviene del hebrero, Fénix o Alejandro del griego, Shiva del hinduismo o los citados Bahamut e Ifrit de las culturas preislámicas.

Todos ellos tienen en común que son seres sobrenaturales (si bien los yinn árabes suelen vincularse más a los humanos) y ajenos al folclore japonés (salvo excepciones como Yojimbo en Final Fantasy X). Lo que sí está más relacionado con Japón es la vinculación con los elementos (taoísmo) o la percepción ocasional (sintoísta) de estos seres como especie de divinidad que influyen en el mundo natural que nos rodea, pero que no son necesariamente buenas ni malas ni tampoco exactamente dioses (véase el caso de Final Fantasy XV, que abordaremos).

Un ifrit seduciendo a una joven en una pintura de 1648

Otro elemento común a las invocaciones en casi todas las entregas son sus diseños: Shiva suele ser una mujer con piel azulada (de hielo), Ifrit una bestia leonada (curiosamente, la versión como bello joven de Final Fantasy XV es la más cercana a la del folclore árabe), Bahamut un dragón (aunque en su origen preislámico es más bien un gran pez, como Leviatán), etc. De vez en cuando surgen casos curiosos como Final Fantasy XII, donde las más conocidas son naves (usándose nombres y diseños nuevos para los esper); o los “mechas” de Final Fantasy XIII.

Final Fantasy VI y los espers

La sexta entrega tiene una gran presencia de las invocaciones, denominadas para la ocasión esper. Son las típicas de todas las entregas (Ifrit, Shiva o Bahamut no pueden faltar); pero aquí aumentaron tanto en cantidad (aparece hasta una ballena llamada Bismark, en lugar de la más conocida Leviatán) como en impacto.

Para empezar, la protagonista del juego (bueno, o uno de sus personajes principales, pues en Final Fantasy VI no hay UN protagonista definido completamente), Terra, es mitad esper, por lo que ya se intuye la relevancia que van a tener. Los espers aquí son seres que convivían antaño con los humanos, pero debido a la ambición de poder desmesurada de éstos, acabaron por autoexiliarse y refugiarse en una isla tras un muro mágico. Pasaron los años y esta barrera es franqueada por el imperio, quienes atrapan a varios de estos seres para extraer y consumir su alto poder mágico.

Terra en su transformación esper por Yoshitaka Amano. Squaresoft.

Hay hasta una escena de flashback dedicada al esper que es padre de Terra, Maduin, y cómo conoció a su madre humana. Mientras controlamos (por un breve período de tiempo) a éste, podemos recorrer el mundo esper y conversar con el resto de invocaciones que allí habitan como Ramuh (otro de los clásicos). Tras esto, la historia se centra en buena parte en una incipiente confrontación entre el imperio y los espers.

La importancia de estos seres no queda relegada al argumento en esta sexta entrega, pues gracias a los espers nuestros personajes (ya sean buenos en magia o no) pueden aprender hechizos de todo tipo, además de contar con la típica asistencia en el combate.

Final Fantasy VI fue la primera entrega numerada que destacó la importancia de las invocaciones no solo en su sistema de batalla, sino además a nivel metanarrativo. Dejaron de ser simples fuerzas adicionales en el combate, con ataques inspirados en los elementos, para saber aprovecharlos dramáticamente y para construir un lore, algo que ha influido sobre otros juegos posteriores, que procedemos a comentar.

Final Fantasy IX y los eidolons

Final Fantasy IX es una de las entregas que más bebe de Final Fantasy VI (Hironobu Sakaguchi y Hiroyuki Itô participaron bastante activamente en la realización de ambas), por lo que se inspira en varios de sus rasgos. Uno de ellos es la relevancia de las invocaciones a nivel argumental, siendo conocidas en este caso como eidolon. Aparecen de hecho muchas de las mismas, desde nuevamente los típicos Shiva, Ifrit, Ramuh o Bahamut hasta otras menos frecuentes como Fenrir o Madeen (en posible referencia a Maduin, si bien cambia de género y el nombre no es exactamente el mismo).

Nuevamente nos encontramos con que la protagonista, Garnet, es descendiente de una raza (prácticamente extinta) muy vinculada a estos seres (en esta ocasión, son los únicos que pueden invocarlos de forma consentida y armoniosa), los invocadores. De este modo, el juego nos ofrece varias e impactantes escenas que son fundamentales en el avance de la historia: la destrucción de Cleyra por parte de Odín, Bahamut asesinando a la reina Brahne o el enfrentamiento entre éste y Alejandro. Las invocaciones no estaban solo de paso y para ser cool, sino que tienen una impronta marcada. De hecho, a pesar de que los villanos (Kuja, Garland y en menor medida Brahne) no sean invocadores, están asimismo bastante vinculados con estas criaturas, de forma muy similar a como lo estaban el emperador Gestahlt y Kefka en Final Fantasy VI.

A nivel de combate, aquí los eidolons sí que no son tan prominentes como en la sexta, octava o décima entrega, pero no pueden faltar a la hora de ayudarnos, siempre que tengamos a Garnet o a Eiko en nuestro equipo.

Final Fantasy XV y los sidéreos

El director de Final Fantasy XV, Hajime Tabata, también declaró su amor por los Final Fantasy clásicos y por la sexta entrega, por lo que no es extraño que, nuevamente, las invocaciones hagan aquí acto de presencia con una gran impronta argumental. De hecho, el lore de esta quinceava parte no se entiende sin la intervención de los sidéreos (como son aquí nombrados); si bien lamentablemente una parte de este universo se halla en material añadido posteriormente (de forma gratuita) a la salida del juego (aunque algunas traducciones como la alemana se ve que se percataron, de alguna manera, de algunos de estos datos desde el principio).

Así, aquí tenemos a los sidéreos como una especie de divinidades y lo más parecido a creadores del mundo (Ifrit, por ejemplo, es quien cede el fuego a la humanidad, dándole un papel activo en semejante descubrimiento). Son ellos también quienes deciden quién debe ser el Entronado (rey de reyes, que en la historia actual vendría a ser Noctis) y para ello cuentan con un linaje de oráculos, vínculo comunicativo entre estos seres, el Entronado y los humanos. Efectivamente, lo que viene a ser un dios de toda la vida, con sus sacerdotes y todo.

Para legitimar su posición e incrementar su poder, el protagonista Noctis (previa ayuda de Luna) debe ir contactando y haciéndose con estos sidéreos; pero el imperio se le adelanta y los corrompe (nuevamente, el emperador Gestahlt y Kefka de Final Fantasy VI nos vienen a la mente). Si hay algo que Final Fantasy XV expande, eso sí, son los vínculos, filias y fobias que tienen las propias invocaciones, algo en lo que nos ilumina el libro (dentro del juego) Cosmogonía y los relatos de Gentiana. Por ejemplo, tenemos que Ifrit y Shiva eran amantes, que Bahamut al parecer es una especie de cabroncete que manipula a todos, o que Leviatán no quiere saber nada de los humanos (y que Ifrit llegó a detestarlos hasta tal punto de querer acabar con ellos).

Ifrit y Shiva en Final Fantasy XV. Square Enix.

Como curiosidad, sin saber si hay verdadera intencionalidad en esto, lo cierto es que este Ifrit parecería el más cercano al del folclore árabe: siendo de los yinn que más detestan a los humanos, los ifrit son controlados únicamente por el hijo del rey Daud, Sulaymán (nuestro Salomón), mediante poderes mágicos. Aún así, no dejan de ser díscolos y guardan cierta malicia. Lo que nos suena mucho a Ardyn y este Ifrit.

De forma similar a Final Fantasy VIII o Final Fantasy X, aquí tendremos que enfrentar a varios de estos sidéreos para que se nos unan y luego puedan asistirnos (aleatoriamente) en combate; hasta el punto de que Ifrit (corrompido por Ardyn) es uno de los principales enemigos finales. Las dimensiones que llegan a adquirir aquí las invocaciones, a nivel de poder y de tamaño, así como argumental, son aquí impresionantes.

¿Y Final Fantasy XVI?

Todavía sabemos poco de la que será próxima entrega principal de la franquicia, pero una cosa ya ha quedado clara solo con ver el primer tráiler: las invocaciones serán narrativamente esenciales. En esta ocasión se las conoce como eikon, que serán controladas por un humano denominado Dominante (al parecer, dicho humano podrá transformarse en la invocación); y cada reino o dominio tiene el suyo. De momento ya se han dejado ver Shiva, Ifrit, Titán o Fénix (de hecho, Fénix e Ifrit son los que ocupan esta vez el logo).

Al igual que en las entregas anteriormente mencionadas, Final Fantasy XVI tendrá escenas gráficamente impresionantes que marcarán el avance argumental del juego con los eikon como protagonistas (ya se ve en el tráiler la confrontación entre Ifrit y Fénix o el intento de derrotar a Shiva). Y esto es solo el inicio de todo lo que está por llegar.

Siete datos que nos deja el nuevo tráiler de Final Fantasy VII: Remake

Final Fantasy VII: Remake ha vuelto a mostrarse por todo lo alto en el Tokyo Game Show, la convención de videojuegos más importante de Japón. Su director, Tetsuya Nomura, ya nos avanzaba que se iban a dejar ver los Turcos y Shinra en él, pero sus más de dos minutos y medio nos han dejado otros datos a destacar.

Sí, ahí están los Turcos y Shinra

Teniendo en cuenta que la primera parte de este remake (que estará dividido en varios videojuegos) va a acaparar todo Midgar, los que conocemos la historia ya intuimos que eso significa que los Turcos y Shinra van a tener una enorme relevancia en la historia (quiero decir, más aún).

En este avance es cuando los vemos por primera vez en los gloriosos nuevos gráficos y el resultado no ha podido ser más satisfactorio. Los diseños apenas han cambiado en Reno y Tseng (algunos detalles en el traje) y Rude se ve algo más estilizado respecto a su versión de la Compilación, más cercano al diseño del original. Por supuesto, todavía nos falta por ver a Elena.

También nos dejan ver más de Shinra, como al presidente (al padre de Rufus, ya que éste último seguramente no aparecerá hasta el final, puede que incluso como uno de los últimos jefes) y a Heiddeger y su peculiar risotada.

Parece que los Turcos serán aquí jefes a los que derrotar por separado, algo que no ocurría en el original y que previsiblemente lo habrán hecho para sumar más contenido y justificar la división en varias entregas. Veremos asimismo (SPOILERS de Final Fantasy VII) el secuestro de Aeris (¿Aerith?) por parte de Tseng, algo que en Final Fantasy VII ocurría entre bambalinas (Fin de SPOILERS de Final Fantasy VII).

Y las invocaciones

O al menos las de Ifrit y Shiva que vemos aquí, dos de las invocaciones más emblemáticas de la franquicia y que en el original no se conseguían hasta la salida de Midgar. ¿Llegará incluso Bahamut?

Cloud juega a todas las bandas

Mientras que aún desconocemos cómo van a hacer con el sistema de citas que tenía el original (ya que el momento en el Gold Saucer seguramente no sucederá hasta una o dos entregas más tarde, dependiendo de cuánto quieran alargarse), el tráiler nos va dejando pequeños momentos para cada una de las parejas principales (no, lamentablemente no es Cloud y Barret): Cloud y Tifa, por un lado (con escenas aparentemente nuevas de Tifa hablando con Cloud en su cuarto y dos momentos tensos de «dame la mano que te me caes»); y Cloud y Aeris, por el otro (con la salida de la muchacha vestida para acudir a la mansión de Don Corneo y ésta flirteando mientras engancha el brazo de Cloud, éste y Tifa cagados de miedo mientras tanto).

¡Minijuegos!

Final Fantasy VII y minijuegos significa Gold Saucer, si bien Midgar ya nos ofrecía alguna diversión con la huida en moto o la competición de las sentadillas. Ésta última la vemos en el tráiler con el correspondiente lavado de cara, pero es que además parece que podremos volver posteriormente al gimnasio para entrenar con Tifa (¿y demás personajes?). También tendremos algún entretenimiento lanzando dardos.

¿Don Corneo con la voz de Mark Hamill?

Vemos aparecer a su vez a Don Corneo en este último avance, previendo la llegada de uno de los momentos más divertidos del original. Pero es que además… ¡¿tiene  la voz de Mark Hamill?! Que nos aspen si no es el actor que da vida a Luke Skywalker en Star Wars y que pone la voz del Joker en la serie animada de Batman (prácticamente idéntica a esta del Don, por cierto). Hamill además ya ha trabajado con Square Enix poniéndole voz al maestro Eraqus en Kingdom Hearts.

(Más) novedades en la historia

A los denominados «guardianes del destino», una especie de sombras que ya pudimos ver rodeando a Cloud y Aeris y que aquí regresan para asaltar el Séptimo Cielo (desconocemos por ahora el motivo), se suma un nuevo personaje que persigue a Avalancha en moto haciendo uso de piruetas al más puro estilo Advent Children. ¿Un nuevo Soldado o trabajador de Shinra?

Nomura le hace guiños a Final Fantasy XV

En el mundo de los mitos urbanos reside ya todo lo que envuelve al accidentado desarrollo de Final Fantasy XV, dirigido por Hajime Tabata y anteriormente proyecto de Nomura bajo el nombre de Final Fanasy Versus XIII. Muchos son los que piensan que ambos hombres se detestan y que Nomura nunca le perdonará a Tabata semejante afrenta en su ideario. Pues bien, al menos aquí vemos fugaces guiños dedicados a la quinceava entrega, como la caída de Reno sobre Cloud para pelear (prácticamente igual a la de Aranea sobre Noctis) y el colgante que lleva Aeris cuando se arregla en Mercado Muro, con una estrella colgando (en referencia a Stella) y muy similar al de Luna.

EXTRA: Un final hermoso, pero triste

Finalmente, este tráiler nos deja una de las estampas más hermosas y desoladoras que hemos podido ver de este juego: Cloud, Tifa y Barret contemplando la destrucción del Sector 7 bajo el atardecer. Momento especialmente trágico en esta ocasión porque (SPOILERS de Final Fantasy VII), además de todas las muertes que tal acontecimiento supone, aquí fallecen Jessie, Wedge y Biggs, personajes que a todas luces nos van a acompañar durante una buena cantidad de horas en este remake. Id preparando los pañuelos.

Recordamos que la primera entrega de Final Fantasy VII: Remake, que constará de dos CDs blu-ray, saldrá al mercado el 3 de marzo de 2020. No podemos esperar.

Cómo afectan las nuevas escenas al lore de Final Fantasy XV

Square Enix lanzó ayer y de forma gratuita un nuevo parche con escenas añadidas al final del Capítulo 12  de Final Fantasy XV (sobra decir que en el escrito habrá SPOILERS), al cual, recordamos, se puede acceder desde el menú, ya que para eso dividieron la historia de este juego en episodios.

Las nuevas escenas no son muy largas en sí (poco más de 10 minutos en total), pero sí que resultan increíblemente importantes para entender más sobre el lore (contexto) de esta entrega, tanto es así que lamentamos que no hayan sido incluidas desde el momento de salida del juego; aunque se agradece, por otro lado, que el equipo de Hajime Tabata sí se moleste por completar más la historia, y de forma gratuita.

¿Por qué tan importante? Describamos lo que sucede: Gentiana se transforma en Shiva (su verdadera identidad) ante Noctis y le cuenta su pasado, lo que incluye la guerra de los sidéreos. Así, descubrimos que efectivamente ellos fueron los creadores de la humanidad, aunque algunos como Shiva la despreciaban por su fragilidad y esperanzas irrealizables. Sin embargo, Ifrit era el sidéreo que más confiaba en los humanos, otorgándoles el don del fuego y asentando así las bases para la civilización de Solheim (y hasta aquí, una bonita metáfora de cómo las glaciaciones hace miles de millones de años casi acabaron con los sapiens y el hito que supuso el descubrimiento del fuego).

No pasó mucho tiempo hasta que Shiva aprendió, a través de Ifrit, a ver lo bueno de la humanidad, enamorándose también de él. Pero como todo se acaba torciendo, los hombres en Solheim fueron poco a poco corrompiéndose, traicionando a Ifrit, lo que desencadenó la ira del sidéreo, el origen de la maldición de las estrellas y el inicio de un enfrentamiento con el resto de los suyos, quienes, a pesar de todo, tenían la obligación de proteger Eos. Como sabíamos también por el bestiario, Bahamut derrotó finalmente a Ifrit y encerró su cuerpo en la roca de Ravatogh, con el resto de sidéreos echándose a dormir debido al agotamiento por la guerra.

Pasaron los años y Shiva despertó de su letargo al percibir que su amado estaba en peligro, dando a entender que Ardyn había localizado a Ifrit y lo había invocado. Sin embargo, la sidérea de hielo fue sorprendida en su camino por el ejército de Niflheim, que tras una dura batalla la asesinó, dejando su cadáver en medio de la localización, que acabó convirtiéndose en un glaciar, y obligando a Shiva a dividirse en varios fragmentos menores de sí misma y en Gentiana. De este modo, con su poder reducido, Shiva le pide a Noctis que libere a Ifrit y al mundo de la oscuridad.

Llegados a este punto (narrado por cierto a través de ilustraciones que parecen extraídas del libro «Cosmogonía»), hay varios aspectos no percibidos del todo bien en el juego original y que ahora añaden mucho más sentido y significado a situaciones como la batalla final contra Ifrit (y el beso de Shiva). Por un lado, entendemos ahora las motivaciones del sidéreo de fuego, asemejándose su historia a la de Ardyn (de hecho, es prácticamente la misma, con la civilización humana siendo básicamente una ignorante que merece una muerte lenta y dolorosa, para variar); y por el otro vemos que Shiva también tiene las suyas, estableciéndose a su vez un vínculo con Noctis y reforzando la importancia que tienen los sidéreos como personajes individuales en la historia de Final Fantasy XV.

Pero es que además estos nuevos matices suman aún más importancia al papel de villano de Ardyn, quien queda establecido es el que maneja y corrompe a Ifrit, y no al revés. Esto puede parecer confuso al principio, ya que Ifrit es el que causa la maldición de las estrellas y la corrupción de las personas, pero si se piensa, en ningún momento queda establecido que el propio creador no pueda verse perjudicado por su creación. Como decíamos, las similitudes entre las historias de Ifrit y Ardyn son completamente perceptibles.

Por otro lado, en la nueva actualización se incluye asimismo una prolongación de la escena en la que Luna llora ante Ravus por no poder estar con Noctis. De alguna forma, tras este momento Ravus desaparece y entra en escena Gentiana, con Luna disculpándose porque ella tenga que verla en semejante estado. Gentiana/Shiva, quien había vuelto a recuperar la fe en la humanidad al conocer a Luna, se compadece de la muchacha y la consuela prometiéndole que los sidéreos garantizan que ella y Noctis podrán estar juntos.

Si bien esta escena no la vemos tan importante para el lore como la anterior, sí ayuda a establecer el vínculo entre Gentiana y Luna (intuido en el juego, pero no desarrollado) y, nuevamente, añadir más motivaciones a la primera. Además, sirve de explicación a la última escena del juego, con Luna y Noctis durmiendo juntos en el trono.

De este modo, como decíamos al principio, comprobamos que estas escenas resultan REALMENTE importantes para la historia y desarrollo de los personajes de Final Fantasy XV, agradeciendo su inclusión (gratuita), pero lamentando no haber podido disfrutar de ellas desde la primera partida. ¿Os imagináis cómo hubiese sido la batalla final contra Ifrit habiendo presenciado esto con anterioridad?

Para finalizar, recordamos que Tabata dijo que estas nuevas inclusiones estarían relacionadas de algún modo con el Episode Ignis. Teniendo en cuenta que en el corto avance que hemos tenido hasta la fecha del mismo aparece Ardyn, no podemos dejar de pensar que se refiere a algo que tiene que ver con Ifrit. ¿O quizás se explicará a dónde se esfumó Ravus en la extensión de la escena de Luna llorando?

Información de los personajes en la Ultimania de Final Fantasy XV

El día 28 de diciembre ha salido la Ultimania de Final Fantasy XV en Japón. Para los no veteranos, las Ultimanias son guías definitivas oficiales, que suelen ocupar cientos y cientos de páginas y que desgranan todo sobre el determinado Final Fantasy. En este caso no podía ser menos, y ya empiezan a llegarnos las primeras traducciones (al inglés) de varios personajes, cortesía de Superespresso o de la usuaria de Twitter @randomxdarkness. Avisamos desde ya que habrá SPOILERS para los que no se hayan pasado el juego. También que iremos actualizando esta entrada a medida que se vaya conociendo más (que se conocerá).

Aranea Highwind – 30 años y 167 cm. Nace y crece en Niflheim, pero antes de alistarse en el ejército ya trabajaba como mercenaria. Debido a su personalidad «de hermana mayor», se lleva muy bien con sus compañeros de armas (Biggs y Wedege especialmente). Por cierto, al parecer Hajime Tabata (director) habría confirmado que ella, Iris y Cor serían personajes jugables en futuro contenido descargable, dentro del modo multijugador.

Cor Leonis – 45 años y 191 cm. Acompañó a Regis, Cid y Clarus con la tierna edad de 15 añitos. Desde entonces se ha hecho famoso tanto en el bando amigo como en el enemigo, donde se lo conoce (no siempre en tono amistoso) como «El Inmortal».

Iris Amicitia – 15 años y 161 cm. A falta de saber algo más de ella, comentamos aquí que dentro de la Ultimania han incluido una especie de frecorte de una revista «del corazón», donde se habla del «terrible escándalo» surgido al haber pillado al príncipe Noctis con una menor de 15 años en una habitación de hotel. La cara de Luna dentro del reportaje nos mata.

ultimania-ffxv-chismorreo

Ardyn Izunia- Edad desconocida y 190 cm. De Ardyn se sabe que empezó trabajar para el imperio de Niflheim 34 años antes del inicio del juego, con el pretexto de ayudar en la creación de un ejército Magitek imparable. También que encerró a Shiva en hielo 11 años antes (de ahí lo que le dice durante la escena del tren). Su plan era desde el principio causar que Noctis llegara al trono y absorbiera el poder del cristal, por eso utiliza a unos y a otros y se hace pasar por rival o amigo según le convenga. Es descrito como alguien que mira con desdén al mundo, especialmente cuando nadie lo está viendo.

Hajime Tabata (director) además cuenta durante su entrevista que Ardyn en realidad posee una enorme cantidad de poder y que al parecer no lo usa todo contra Noctis porque en el fondo busca un objetivo (morir). Ah, los cadáveres que tenía colgando durante la escena final, mientras espera a Noctis y a los demás sentado en el trono de Insomnia… no son meras ilusiones, sino cuerpos reales (!!) reconstruidos por partes (!!!). Vamos, que Ardyn está piradete.

ultimania-ffxv-ardyn

Cindy/Cidney Aurum – 26 años y 165 cm.

Verstael Besithia – Se lo describe como un científico loco y ambicioso (¿Hojo?) que busca crear al mejor ejército del mundo. Por ello Ardyn tiene fácil acceso a él.

Prompto Argentum – Nada especialmente nuevo… salvo que fue adoptado por la familia «Argentum» de Lucis cuando solo tenía un año (para los no enterados, Prompto es hijo biológico de Verstael).

Lunafreya Nox Fleuret – Tampoco nada que no sepamos ya (al menos de momento). Sus fuertes sentimientos hacia Noctis vienen dados en buena parte debido a la soledad en la que ha crecido (su madre Sylva fue asesinada por Niflheim y desde entonces ha vivido prácticamente recluida con su hermano, Ravus). Tabata comenta que la escena que protagoniza con Leviatán es especialmente importante, pretendiendo que fuera similar a las escenas que protagonizaran Yuna (Final Fantasy X) y Aerith (Final Fantasy VII), dos de las heroínas más populares de la franquicia. Al contrario que Yuna, quien lleva a cabo su deber con cierta tristeza, Luna lo hace con fuerza y determinación. El equipo espera poder realizar contenido descargable protagonizado por ella (como personaje jugable, además), «si tienen tiempo»…

Por cierto, como curiosidad, Gentiana/Shiva se «asienta» con los Fleuret (vamos, que se mete a vivir con ellos, ahí en plan Gran Hermano) en el mismo año en que nace Luna. Ella es quien le informa a Luna sobre los acuerdos con los Sidéreos poco después de morir Sylva.

ultimania-ffxv-verstael

Loqi Tummelt – De este enemigo que nos topamos en los primeros capítulos del juego solo sabemos que tiene «veintialgo».

Ravus Nox Fleuret – Hermano mayor de Luna, tiene 28 años.

Regis Lucis Caelum – Tiene 50 años y mide 185 cm.

Cid Sophiar – Tiene 77 años y mide 163 cm.

Se comenta algo sobre los «seis Sidéreos (dioses)» que gobiernan el mundo y que solo pueden comunicarse con determinadas personas. Se supone que la rebelión y deserción de Ifrit fue la que causó el inicio de la Plaga de las Estrellas pero, en realidad, apenas se sabe nada sobre este episodio sucedido hace tantos años.

Por cierto, ¿el final del juego? Abierto y libre a interpretación, o así lo asegura el propio Tabata. Se refiere a la escena del final-FINAL entre Noctis y Luna (así lo ha confirmado al menos una traducción). Fue idea del seiyuu de Noctis que se añadiera a este personaje en el logo una vez completado el juego.

Otra curiosidad que se comenta en las páginas de Ultimania: durante el desarrollo del juego, había otro villano que al final fue eliminado, un general de Niflheim cuyo nombre era «Safay Roth» (coffcoffcoffcoff). Cuando se lo eliminó de la historia, algunas de sus características pasaron a Ardyn.

ffxv-cosmogony

Línea temporal de Eos que aparece en la Ultimania, gracias a usuarios de Reddit:

Historia Antigua: Florece la antigua civilización de Solheim, rica en tecnología como aeronaves y ejércitos Magitek. Los seis Sidéreos son los encargados de vigilar todo. Sin embargo, Ifrit los traiciona y este equilibrio se rompe, empezando la «Guerra de los dioses» y provocando la caída de Solheim. Algunos humanos son elegidos por los Sidéreos para portar poderes especiales, como la capacidad de invocar armas por parte del rey o de curar por parte del Oráculo. Asimismo pueden comunicarse con los dioses, creando un puente entre los humanos y ellos.

Hace 2000 años: Auge de la Plaga de las Estrellas, que va acabando con todos. Los Sidéreos crean entonces el anillo de la luz, al mismo tiempo que el rey de los humanos funda Lucis. Junto con el cristal, los Sidéreos entregan este anillo al rey, con el deber de proteger a la humanidad.

Doce estatuas son construidas en Lucis, cada una de ellas servirá como recipiente que guardará el alma de un rey fallecido. Estos monarcas fallecidos aguardarán desde aquí las órdenes del actual rey, portador del anillo. Además estas estatuas también servirán como protectoras de Lucis, creando una barrera (Caballeros de la Mesa Redonda).

La epidemia termina con el triunfo del rey de Lucis.

Hace 2000-775 años: El mundo se estabiliza y se crean nuevas naciones: Tenebrae, de donde procede el Oráculo y en donde habita toda su familia; Accordo, reino próspero en comercio y en política; y el imperio de Niflheim, gobernado por la familia Aldercapt y que pretende restaurar la antigua tecnología de Solheim.

Hace 755 años: Lucis, Accordo, Tenebrae y Niflheim establecen el calendario moderno.

Hace 398 años: Niflheim comienza la guerra.

Hace 397 años: Tenebrae es anexionado y su palacio puesto bajo supervisión.

Hace 255 años: Un elemento misterioso (el virus de la Plaga de las Estrellas) es descubierto por Niflheim, se le trata como una nueva forma de vida.

Hace 150 años: Niflheim le declara la guerra a Lucis y Accordo. La coalición entre estas dos últimas pierde y el rey de Lucis se ve obligado a crear una segunda barrera sobre Insomnia, poniéndose en posición defensiva.

Hace 34 años: Ardyn Izunia entra en contacto con el imperio de Niflheim. Propone la creación de un ejército Magitek.

Hace 33 años: Niflheim prodce soldados Magitek masivamente.

Hace 31 años: Batalla de Niflheim y Lucis: El rey Mors (abuelo de Noctis y padre de Regis) se ve obligado, debido al avance de las tropas Magitek, a reducir la primera barrera para que cubra solamente a Insomnia, para proteger el cristal. Regis y sus amigos (Cid, Clarus, Weskham), quienes han estado luchando en el frente, se retiran.

Hace 27 años: Mors muere y le sucede su hijo Regis.

Hace 24 años: Lunafreya nace en Tenebrae. Gentiana se asienta con la familia Nox Fleuret. Regis se casa con Aulea/Auria, amiga de la infancia.

Hace 20 años: Nace Noctis Lucis Caelum.

Hace 15 años: Anuncian a Regis que su hijo Noctis es el elegido para ser el nuevo Entronado. La guardia Kingsglaive es creada.

Hace 12 años: Noctis es atacado mortalmente por un cadente. Él y Regis se refugian en Tenebrae para la recuperación. Niflheim ataca aprovechando la estadía del monarca y príncipe de Lucis. Sylva, oráculo y madre de Luna y Ravus, muere en el ataque.

Hace 11 años: Shiva despierta en el Valle de Grosbus, en la región de Volp, atacando al ejército imperial. Éstos devuelven el ataque y ganan, a pesar de las numerosísimas pérdidas. Niflheim empieza a pensar, a raíz de este episodio, en la posibilidad de crear un ejército capaz de enfrentar incluso a los dioses.

Hace 8 años: Lunafreya, bajo la supervisión del ejército y con solo 16 años, se convierte en la Oráculo más joven de la historia.

El resto, como suele decirse, ya es de sobras conocido.

Esperamos poder ir actualizando más pronto.