Desglosando a: Vegeta (Dragon Ball Z)

Antes de empezar con este artículo, he de aclarar algo: no va a ser imparcial. Y por un sencillo motivo, y es que Vegeta ha sido durante varios años de mi existencia (que se dice pronto), en concreto aquellos que recorren la infancia (5-12 años), mi personaje ficticio ABSOLUTAMENTE favorito por encima del resto. Sí, a veces intentaba centrarme más en Goku (especialmente en su etapa de niño), o surgían algunos personajes que también llamaban poderosamente mi atención, como Wolverine/Lobezno (X-Men) o Lupin (Lupin III), pero ninguno iguala mi preferencia por el príncipe de los saiyans. Dicho esto, comencemos.

Para muchos, Vegeta es el personaje más complejo de todo el universo Dragon Ball. No es para menos: comienza siendo un genocida planetario, calculador y sádico, un villano más… para terminar como el mejor aliado de Goku, un padre de familia responsable (al menos más que el protagonista de la serie) y uno de los protectores de la paz en la Tierra. Para algunos, un cambio quizás DEMASIADO drástico.

Vegeta 2

Hay unas pocas palabras que definen a un personaje como Vegeta: orgulloso es una de ellas, y esta cualidad lo acompaña durante toda la serie, independientemente del bando en el que se encuentre posicionado, hasta el punto de hacerle tomar decisiones de dudosa moralidad, aún en la saga de Boo (sí, hablamos de Majin Vegeta). Por eso, cuando llega el momento de dejar de lado este aspecto de su personalidad, de superarlo y anteponer otras cosas, en Vegeta se percibe mucho más notablemente el esfuerzo que en cualquier otro. Es el caso de lo que sucede nuevamente en la saga de Boo, cuando llega la hora de sacrificarse por los demás (y aún en su estado de «majin«). De fondo, las palabras de Piccolo: «por primera vez va a hacer algo por los demás en lugar de por sí mismo».

Sin embargo, si echamos un vistazo al recorrido de este personaje, se nos torna comprensible su forma de ser. Se nos viene aquí a la mente una frase del mismísimo Akira Toriyama, donde expresa su sorpresa por haber sido capaz de hilar tan fino durante la realización de su obra, cuando en la mayor parte de las veces se dedicaba a improvisar sobre la marcha (recordemos que Dragon Ball inicialmente iba a durar hasta después de la transformación en ozaru de Goku por primera vez). Vegeta es el perfecto ejemplo de este caso. Ni tan siquiera su seiyuu (doblador japonés), Ryô Horikawa, imaginaba que Vegeta sobreviviría a su primera batalla contra Goku. Y aquí estamos: uno de los personajes más populares de toda la franquicia y, como decíamos, la mano izquierda de Kakarotto.

vegeta 3

Vegeta nace en el año 732 como príncipe del planeta de dicho nombre. Una media década más tarde, Freezer (o Frieza) destruye dicho planeta mientras Vegeta se encontraba fuera conquistando otros astros (algo típico de los saiyans, la raza a la que pertenece). Desde entonces, se convierte en uno de los sirvientes del tirano intergaláctico. Años más tarde, escucha a través del scouter (ese famoso aparato que llevan colgando de la oreja y que les permite medir la fuerza de combate) y por palabras de Raditz (hermano de Kakarotto/Goku y otro de los pocos saiyans supervivientes) sobre la existencia de unas bolas mágicas, que reunidas invocan a un dragón sagrado que te concederá cualquier deseo. En ese caso Vegeta, muy generoso él, piensa en viajar hasta la Tierra para conseguir las citadas bolas de dragón y solicitar la inmortalidad. Y así es como llega a la confrontación con Goku, al cual derrota, pero no a los demás en conjunto (acaba siendo, debido a un mal traspiés, aplastado por el enorme trasero de Son Gohan transformado en ozaru). Esto hiere terriblemente el orgullo del príncipe de los saiyans, hasta el punto de jurar que algún día derrotará de una vez por todas a Kakarotto. Todo ello da inicio a una rivalidad que en la actualidad todavía persiste. Sin embargo, el odio y desprecio absoluto que Vegeta sentía hacia Goku ahora se ha transformado en una relación de cordialidad (podría decirse que hasta de amistad) y respeto mutuos.

Porque Vegeta, con todo su orgullo y toda su sangre real, es en verdad un personaje bastante elitista. Príncipe sin trono (de hecho, se debate por qué no se autoproclama rey, ya que su padre fue asesinado por Freezer antes de destruir el planeta), nunca llega a comprender cómo un guerrero de clase baja como Kakarotto ha podido llegar a plantarle cara (¡y hasta superarle!). Por eso, cuando Vegeta se ve obligado a transformarse en ozaru para aplastar (literalmente) de una vez por todas a ese insecto de Goku, lo hace con bastante desdén y hasta desgana. Él, príncipe de los saiyans, no tendría que llegar a esos límites para hacerse cargo de un simple ser de baja clase.

vegeta niño

En realidad, se conoce poco más sobre el pasado de Vegeta y los motivos que lo llevaron a ser así. ¿Fue su educación? ¿Fue acaso una especie de «niño mimado»? ¿O quizás el verse rodeado por Freezer y los suyos, todos guerreros despiadados capaces de acabar contigo de un plumazo a la mínima de cambio, endureció su carácter? Probablemente fuera un poco de todo. El que se desconozca gran parte del pasado del príncipe de los saiyans no hace más que aumentar su atractivo sobre la audiencia. Pensemos en otros personajes como el Joker, Logan/Lobezno/Wolverine (al menos hasta hace unos años) o Deadpool: buena parte de su carisma proviene de un pasado desconocido o incluso incoherente (el Joker y Deadpool tienen varias versiones del mismo y se cree que todas son producto de su imaginación… vamos, que no recuerdan en realidad absolutamente nada). Al contrario que Goku, a quien como protagonista hemos seguido de cerca desde que tuviera 12 años, de Vegeta no sabemos prácticamente nada.

No es la única característica que lo coloca en contraposición a nuestro héroe: Vegeta fue diseñado con la idea de que fuera todo lo contrario a Son Goku. Éste último es más alto, con el pelo dividido en dos, en su traje domina el rojo, su forma de expresarse es directa e informal, y sus técnicas de batalla provienen todas del japonés (la más emblemática: kame-hame-ha); mientras que Vegeta es bajo, con el pelo en un única maraña en punta, en él domina el azul, se expresa formalmente y con palabras más enrevesadas, y sus técnicas provienen todas del inglés (la que usó contra Goku en su primera batalla: Cañón Garlick). Sus personalidades también son diametralmente opuestas: Goku es extrovertido, simpático, generoso (o, al menos, altruista), no se preocupa prácticamente por nada más que no sea lo que le gusta (que es comer y pelear, básicamente); mientras que Vegeta es introvertido (no saca nada al exterior, lo que sabemos de lo que piensa se lo debemos agradecer a la voz en off), borde, al principio al menos egoísta (solo piensa en obtener la inmortalidad) y, como decíamos, orgulloso. Por eso el cambio de 360º que pega hacia el final, cuando opta por sacrificarse por los demás, es tan importante y significativo. Él solo había llegado pensando en su inmortalidad…

vegeta goku

Los pasados de ambos personajes también van enfrentados (aparte de lo que mencionábamos sobre el desconocimiento de uno y todos los detalles del otro). Goku nació como guerrero de clase baja y, sin que apostaran mucho por él los miembros de su propia raza, lo mandaron a la Tierra. Allí lo encontró el anciano Son Gohan, quien lo acogió y crió como si fuera su propio nieto. Hasta que un día Goku se transformó sin querer en ozaru y mató accidentalmente a Son Gohan. Desde entonces ha permanecido solo en la montaña hasta que tropezara con Bulma (como decíamos, ya con 12 años). Si nos fijamos, va a contracorriente de Vegeta: Kakarotto nace solo, luego pasa parte de sus años formativos con un ser amable y positivo en valores, vuelve a estar solo, se encuentra con Bulma y rápidamente se hacen amigos, de ahí solo va conociendo más y más gente con la que establece grandes e irrompibles lazos de camaradería. Vegeta, por el contrario, nace en la abundancia y con todas las miras puestas en él (es el príncipe, al fin y al cabo), para luego quedarse solo y a la merced de Freezer, el destructor de su raza y tirano espacial. No establece ningún tipo de relación positiva con nadie, a pesar de poderse percibir cierta fijación de Freezer en el anime y algún OVA, y de que Nappa es una especie de mayordomo que lo sigue a todas partes. El hecho de que Freezer sea un alienígena psicópata y de que el propio Vegeta acabe asesinando a Nappa dice mucho sobre la profundidad y lo positivo de ambas relaciones.

vegeta bulma trunks

Por eso, en el fondo, no ha de sorprendernos el cambio radical de Vegeta frente a su familia, por ejemplo. Él mismo se sorprende de ello, sí, y hasta ocasionalmente le asquea (todo era más fácil cuando no sentía nada e iba por ahí pavoneándose y destruyendo). Pero, si nos fijamos, nunca ha establecido ninguna relación positiva hasta entonces. Y, claro, a nadie le hace mal un dulce de vez en cuando. Y más si ese dulce tiene la forma de Bulma.

No podemos dar por finalizado el artículo sin mencionar varias posibles inspiraciones para la creación del príncipe de los saiyans, desde el General Zod en Superman hasta Feyd Rautha en la adaptación cinematográfica de Dune (interpretado por un joven Sting). Y, si queréis profundizar más en el personaje de Vegeta (y en el universo de Dragon Ball en general), no podéis dejar pasar la obra «It´s Over 9000!» Cosmovisiones en colisión, de Derek Padula.