Rogue One: Una historia de Star Wars. Crítica sin Spoilers

Desde que Disney comprase Lucasfilm, se decidió que habría una película por año de la mítica franquicia creada por George Lucas. Muchos se (nos) mostraron escépticos con esta decisión, pensando que la fórmula terminaría agotándose y todos acabaríamos bastante hartos de aquellas letras que rezan «En una galaxia muy, muy lejana…». Es probable que el dicho hartazgo termine llegando, pero no será Rogue One: Una historia de Star Wars la culpable. 

La cinta que nos ocupa es la primera en formar parte de una serie de spin-offs que se compilan dentro del título Star Wars: Antologías y que se encargan de narrar aspectos colaterales de las películas numeradas y que ocupan las trilogías principales. Para esta complicada misión han decidido poner detrás de las cámaras a Gareth Edwards (Monsters, Godzilla), aunque para las ya famosas escenas que se tuvieron que volver a rodar también contaron con la ayuda de Tony Gilroy (El legado de Bourne), quien a su vez firma el guión. Desde ya podemos avisar que se puede respirar tranquilamente: no se percibe el cambio de la mano de director, o al menos la película no sufre ningún altibajo brusco, que ya es de agradecer. Probablemente (o así se rumoreaba), Disney quiso endulzar un poco el tono de la cinta, de por sí ya bastante oscuro. Y es que nos encontramos ante, probablemente, la película más cruda de todo Star Wars (puede que solamente superada por ciertos fragmentos de La venganza de los Sith).

Rogue One: A Star Wars Story Cassian Andor (Diego Luna) Ph: Jonathan Olley �Lucasfilm LFL 2016.

La historia que se nos presenta de tal manera: situada justo antes de Star Wars: Una nueva esperanza (la primera de todas, estrenada allá por el año 1977), Rogue One nos cuenta cómo un grupo de rebeldes pudo robarle al Imperio los planos que indicarían el único punto débil de la Estrella de la Muerte. Sin soltar spoilers, para empezar esta película ya se encarga de solucionar uno de los mayores vacíos argumentales de la historia de La guerra de las galaxias, y además lo hace de forma convincente, por lo que ya solo por eso merece nuestro agradecimiento. Además, en el camino nos va presentando nuevos y jugosos personajes, alejados (al fin) de controvertidos y traumatizados linajes. Jyn Erso (Felicity Jones) es aquí la protagonista, sobresaliendo algo más que el resto. Como tal cumple sobradamente, alejándose bastante del convenio de perfecciones que era/es Rey (aunque la sigamos adorando, eso no quita lo Mary Sue) y dejándonos a un personaje femenino fuerte y vulnerable a la vez (no veréis escenas tipo «¡No me agarres de la mano!» en los primeros diez minutos de película, no os preocupéis).

No por tener algo más de relevancia deja al resto de personajes atrás, acompañándola en el camino el capitán Cassian Andor (Diego Luna), un rebelde bastante más cabreado de lo que parecía en los tráilers (por suerte, a nuestro gusto) y el droide imperial (ahora reprogramado por Cassian) K2SO (Alan Tudyk), uno de los grandes aciertos de la película. A este trío calavera se les suman Chirrut (Donnie Yen), una especie de guerrero místico también muy acertado; Baze (Wen Jiang), compañero de éste último y con quien forma una muy buena química; y Bodhi (Riz Ahmed), un ex piloto del Imperio con más peso argumental del que parece inicialmente. Completan el elenco Saw Guerrera (Forest Whitaker), un viejo conocido de la serie animada y que muestra la cara más radical de la Rebelión; Galen Erso (Mads Mikkelsen), el padre de Jyn, muy vinculado a la construcción de la Estrella de la Muerte y Orson Krennic (Ben Mendelsohn), el nuevo villano y quien se encuentra detrás de la idea de la creación de un enorme arma imperial. Lamentablemente, los dos últimos personajes, si bien son interpretados por grandes actores, son los que se encuentran más desdibujados. Galen porque no tiene apenas tiempo para lucirse, y Krennic porque… bueno, porque claramente se ve ensombrecido por la presencia de Darth Vader (que en versión original sigue contando con la voz de James Earl Jones, desconociendo quién habrá sido el elegido para sustituir a Constantino Romero en la versión española) y por cierta cara conocida que se deja ver bastante por el metraje de la cinta.

rogue-one-ew

Porque si algo rebosa Rogue One por todos sus costados es su amor por Star Wars, percibiéndose rápidamente que la ha dirigido un gran fan de la saga. Cameos y guiños (no solo de la trilogía principal) aparte, las escenografías se encuentran tan cuidadas, tan repletas de detalle, que es fácil que se nos escape algo. Los planetas de Rogue One se hallan poblados por multitud de alienígenas de distintas formas y tamaños, además de rincones oscuros y otros no tanto. No por ello se abusa del ordenador (como hiciera Lucas con las precuelas), sino al contrario: los seres que caminan por estos mundos se perciben con vida, son «reales». Unos nos resultarán familiares y otros en cambio serán totalmente nuevos, pero en cualquier caso es una variedad que se agradece, porque sobre todo enriquece este fantástico universo. Podemos decir claramente que la fotografía, las maquetas, el arte, todo lo que rodea a la ambientación de Rogue One es absolutamente maravilloso.

Sin embargo, no todo es color de rosa. La narrativa, si bien trepidante, peca de serlo quizás DEMASIADO. Que da la sensación de que están pasando muchas cosas y muy deprisa (casi) todo el tiempo, vaya. Esto causa la sensación de que las relaciones entre los personajes, si bien se quieren y desprenden química, no siempre resultan del todo creíbles. De todos modos, un fallo menor dentro de algo más grande. Y es que Disney, sorprendentemente, aquí arriesga. No vamos a decir que nos encontramos ante una película bélica, cuando la parte más centrada en dicho género ocupa solo unos (varios) minutos, pero sí una cinta de aventuras que sorprende, especialmente en su desenlace. Cierta escena (muy bien llevada, por cierto) incluso nos acerca más a una película de terror. Por ello, pensamos que, por esta vez, Star Wars no es para niños muy pequeños (sí para niños, a secas, tampoco es que Disney se haya vuelto ahora Wes Craven).

jyn-cassian2

En definitiva, Rogue One: Una historia de Star Wars es un enorme tributo al Star Wars de Lucas, pero al de la trilogía original, con nuevos planetas y rincones por descubrir, personajes que, si bien son «los buenos» y «los malos», también poseen sus claroscuros, droides carismáticos (y con personalidad, que no solo sirven para vender merchandising) y combates aéreos apoteósicos. No por nada, al dueño del Skywalker Ranch le gustó esta película bastante más que El despertar de la Fuerza.

P.D.: Hoy, día 16 de diciembre, os recordamos que tenemos una cita durante la proyección de la película, donde además sortearemos merchandising entre los asistentes. Entradas a 7,90 por aquí.

Serie completa y subtitulada de Star Wars: Go Rogue

Como adelantábamos por redes sociales, ha salido una mini-serie (cuatro capítulos de menos de cinco minutos cada uno) inspirada en la próxima película de la franquicia: Rogue One: Una historia de Star Wars. Se trata de una pequeña aventura protagonizada por los nuevos personajes… o mejor dicho por sus muñecos, ya que está realizada completamente con merchandising oficial (la Estrella de la Muerte de Lego es lo más de la galaxia). Para que podáis disfrutarla todos os dejamos aquí los cuatro episodios subtitulados al español.

En cuanto a Rogue One, podremos verla al completo a partir del 16 de diciembre. Y lo que es mejor: hemos organizado una quedada MUY espacial para todos vosotros, donde llevaremos a cabo rifas y sorteos y, sobre todo, pasaremos un momento inolvidable (aunque la película acabe no gustando, que es siempre una triste posibilidad). Tenéis toda la información (que iremos ampliando a medida que se acerque la fecha) por aquí.

¿Qué podemos esperar de Rogue One: A Star Wars Story?

O de Rogue One: Una historia de Star Wars, para entendernos. La próxima entrega de la franquicia más famosa de toda la galaxia se encuentra cada vez más próxima (se estrenará en cines el 16 de diciembre) y, poco a poco, vamos obteniendo cada vez más información.

Como ya sabemos, la cinta es el primer spin off oficial de la saga, cuya historia se encuentra ambientada entre los acontecimientos del Episodio III (La venganza de los Sith) y del Episdio IV (Una nueva esperanza), concretamente durante los hechos que llevaron a que un grupo de rebeldes pudieran robar los planos de la primera Estrella de la Muerte. Para muchos, una oportunidad para conocer más sobre el vastísimo universo de Star Wars (valga la redundancia). Para otros, una forma de producir dinero anualmente por parte de Disney. Lo cierto es que, si echamos un ojo a lo que conocemos sobre Rogue One, la película podría ofrecernos nuevos enfoques no vistos antes en la saga (o al menos eso esperamos). A saber:

jyn erso

Las mujeres son guerreras

Sí, ya lo hemos visto con Rey en El despertar de la Fuerza, no es ninguna novedad. La verdad es que últimamente las mujeres están tomando el protagonismo (con mayor o menor éxito) en muchas de las sagas más emblemáticas (Furiosa se mantiene en el primer puesto del podio).

En esta ocasión nos presentan a Jyn Erso (interpretada por Felicity Jones), una joven renegada (y algo delincuente) que lleva viviendo sola desde los 15 años. Debido a su conocimiento sobre los bajos fondos y a sus métodos poco ortodoxos, la Alianza Rebelde la contacta y le hace una oferta que no puede rechazar: si los ayuda con una misión especial, ellos reducirán su condena (así, en plan Escuadrón Suicida). La acompañará y vigilará el capitán Cassian Andor (Diego Luna), que es descrito como todo lo contrario a Jyn: pragmático y responsable, además de cumplidor con las reglas. Gracias a su amplia experiencia en combate, él y Jyn podrán írselas ingeniando. Además, Cassian no va solo, a su lado siempre está el droide K-25O (Alan Tudyk), el cual trataremos más abajo.

jyn cassian

¿Pero qué hay entonces de Jyn? En palabras de la propia Felicity Jones, la novedad con su personaje viene dada porque ella ya conoce todo sobre sus orígenes, en la película está bien establecido de dónde proviene. Las dudas de Jyn vienen de otro lado: por qué lucha, cuáles son sus causas y objetivos, en qué bando está. Algo muy distinto a los puntos de partida de Luke y Rey en los Episodios IV y VII, respectivamente. Precisamente, uno de los conflictos que al parecer estarán presentes en Rogue One será el de Jyn con su padre, el científico Galen Erso (Madds Mikkelsen), quien acabamos de saber protagonizará una novela precuela de Rogue One, con el título de Star Wars: Catalyst. La relación entre Jyn y su padre tiene visos de ser complicada si nos ponemos a pensar el por qué ésta ha tenido (o ha decidido) vivir sola desde los 15 años.

El ala radical de los rebeldes

Otro de los puntos innovadores (al menos en el terreno de las películas) que al parecer tocará Rogue One es la de mostrarnos que las cosas no son tan negras ni tan blancas. Que la Alianza Rebelde no son simplemente»los buenos» y el Imperio «los malos»… Bueno, sí, es así, pero al menos van a tratar de añadir algunos grises en medio de todo este conglomerado. Y eso va a recaer en el personaje Saw Guerrera (Forest Whitaker), quien será el líder de una de las alas más radicales de los rebeldes. Al parecer, su papel será más el de un guerrillero y promoverá más el lema de que el fin justifica los medios. Pero no es exactamente malvado, ni mucho menos, y además Jyn tiene una relación estrecha con él. Asimismo, para los más fanáticos, Saw Guerrera ya es un viejo conocido de la serie animada The Clone Wars.

saw guerrera

Pandilla de perdedores

Como si nos encontrásemos ante una mezcla de Watchmen (salvando las distancias) y Star Wars, en Rogue One todo el grupo de protagonistas va a estar compuesto por gente que se halla, de un modo u otro, fuera del sistema. Jyn es, como decíamos, una delincuente; Cassian es el típico que obedece órdenes sin cuestionárselas mucho (hasta que…), además va acompañado por un robot que pertenecía al imperio (y que él mismo reprogramó); Bodhi (Riz Ahmed) es un piloto que trabajaba para el Imperio, pero que duda de sus verdaderas motivaciones (además, el imperio tiene ocupado su hogar); y Chirrut (Donnie Yen) y Baze (Jiang Wen) son dos viejos amigos que representan las caras de una moneda: el primero, místico y espiritual (adivinad, es el que tendrá conexión con la Fuerza); el segundo, pragmático y materialista.

Las dinámicas que puedan surgir entre ellos tiene pinta de que será lo más interesante de la película (sí, por encima incluso del regreso de Darth Vader), la cual ya han descrito como «muy intensa». Uno de los clips mostrados con Jyn, Cassian y K-2SO ya deja entrever algo…

rogueone

Pero no solo la dinámica entre «los buenos» transmite buenas sensaciones, también la de «los malos». De éstos se halla al frente el nuevo personaje Orson Krennic (Ben Mendelsohn), quien al parecer se encontrará muy vinculado a la construcción de la Estrella de la Muerte, a Galen y a Jyn Erso.

Mayor oscuridad y dramatismo

Uno de los puntos que más llamativo ha resultado para el fandom desde el primer teaser de la película era su tono algo diferente al del resto de cintas de la saga (ojo, que La venganza de los Sith era bastante oscura, pero varios prefieren olvidar su existencia). Personajes aparentemente «normales» que no tienen (de nuevo, aparentemente) ningún tipo de conexión con la Fuerza, lo que hace que el peligro se vuelva más «real». El hecho de que tampoco conozcamos nada sobre ellos nos hace dudar sobre su supervivencia más allá de Rogue One (seguro que al menos uno la espicha). También, como decíamos, una Alianza Rebelde que muestra más tonalidades de grises y un Imperio que se encuentra en su plena apoteosis (como ya sabemos los que recordamos la primera película de todas). Si lo sumamos todo podemos encontrarnos algo realmente amenazante. Y muy bueno.

KRENNIC

Droides psicóticos

Volvemos sobre el personaje de K-2SO. Lejos quedan los droides simpaticones al más puro estilo R2-D2 y BB-8. Ahora tenemos a un Chewbacca de acero que parece que está a punto de perder la cabeza de un momento para otro (o que le de un cortocircuito, quién sabe). Como decíamos antes, Cassian Andor reprogramó a este droide imperial, lo que le ha dejado ciertas secuelas. Él y Cassian tienen buena relación, ¿pero qué pasará con los demás? Con Jyn ya hemos visto que la acepta solo a duras penas (y porque se lo ha pedido Cassian).

K-2SO

Para terminar…

Y eso es todo (por ahora). O al menos, es lo que más esperamos nosotros encontrarnos en Rogue One. Sí, sabemos que si uno se estruja un poco más el cerebro le vienen a la mente posibles cameos de viejos conocidos, el descubrimiento de nuevos planetas (no reciclados de las anteriores entregas), o si este spin off estará vinculado de alguna forma con la trilogía principal (aunque Kathleen Kennedy ya dijera que no). Porque, sinceramente (y por muy alocado que pudiera parecer), ¿a quién no se le ha pasado alguna vez por la cabeza que Cassian y Jyn pudieran ser los padres de Rey?

P.D.: A nosotros particularmente lo que nos inquieta es… ¿quién doblará a Darth Vader en España?