Relato de NieR Replicant: Estrecha es la puerta

En la guía oficial de NieR Replicant, titulada Grimoire NieR, se incluyeron varios relatos que profundizaban en la historia o en la psique de los personajes. En este caso, con Estrecha es la puerta (el título en inglés, Strait is the Gate, parece que hace referencia a la obra de André Gide), echamos un vistazo a la discriminación sufrida por Kainé y Emil y a un terrible secreto… El original fue escrito por Sawako Natori, traducido al inglés por Defade.

Distinciones que deberían conservarse. Fronteras que deberían mantenerse.  La melancolía y los suspiros de aquellos que son tratados como extranjeros.

Risas de gente de todas las edades pueden oírse más allá del alto muro de piedra.

“Parece divertido.”

Dijo Emil mirando al muro mientras movía sus bonitos y bien organizados dientes. Se mantuvo repitiendo lo mismo desde hace un tiempo. Ya es la quinta vez, pensó Kainé; aunque se mantuvo callada.

Esta noche, Popola va a celebrar un festival en el pueblo de Nier. Era para celebrar el excedente de diez mil volúmenes de la colección de la biblioteca; o bien, el centésimo quincuagésimo aniversario desde la apertura del pueblo; pero nadie lo sabía con certeza. El motivo principal era encontrar alguna excusa para hacer un alboroto durante toda la noche.

«Me pregunto, ¿Nier se está divirtiendo ahora?»

La voz de Emil estaba entrelazada con sentimientos contradictorios de esperanza por el disfrute de Nier y la tristeza de que él mismo no podía unirse.

Kainé no le respondió. Si le hablaba, definitivamente hablaría en el mismo tono que Emil. Kainé mantuvo su silencio y observó las puertas cerradas de la aldea, totalmente comprometida a no dejar pasar ni un bicho. Una puerta que ella y Emil nunca podrían esperar franquear.

Ayer por la noche, Kainé y Emil estaban durmiendo afuera como de costumbre cuando las puertas se abrieron de repente. La persona que pasó a su lado fue la bibliotecaria del pueblo, Popola. «Quiero liberar a los aldeanos de su vida cotidiana vivida con miedo a las Sombras por solo una noche».

Con sus sabios ojos brillando bajo su espeso flequillo, Popola habló sobre el plan para el festival de mañana por la noche. Era obvio que estaba pensando en Nier cuando habló de los «aldeanos». Por eso vino a nosotros, pensó Kainé. Sabía que Kainé y Emil la ayudarían por causa de Nier, así que vino.

«Durante el festival, la gente no será tan cautelosa con las Sombras como de costumbre… Sé que estoy presionando mi suerte adelantándome a los acontecimientos de este tipo cuando se os prohíbe entrar en la aldea…»

«Déjanos la guardia nocturna. Mantendré todas las Sombras afuera».

Kainé interrumpió a Popola antes de que ella pudiese terminar su extensa petición. “Mantengan la vigilancia fuera del portal” es simplemente otra manera de decir “No entren al pueblo ni siquiera durante el festival”.

Qué perra.

Popola ignoró rápidamente la mirada de Kainé. «Entonces contaré con vosotros», hizo una reverencia con la cabeza y se fue.

Al romper el amanecer, Nier se acercó a ellos y dijo: «Esta noche hay una especie de festival» con un rostro sombrío. Realmente no tengo ganas».

«Una vez que comience el festival, te sentirás mejor”.

Kainé no perdió el ritmo con su respuesta, pero Nier simplemente guardó silencio como si perdiera todo el entusiasmo.

Emil dijo deliberadamente con voz clara: «¡Un festival! ¿No te parece eso algo agradable? Necesitas un respiro de vez en cuando».

«Pero…»

“Mocoso, lo que dijo Emil estaba bien. ¡¿No entiendes que Popola estaba tratando de que te relajaras por tu propio bien?! ¡Parece que podrías romperte en cualquier momento!”.

Después de ser regañado por Grimoire Weiss, Nier finalmente asintió.

“Entonces Kainé y Emil deberían descansar tranquilos por esta noche. Vayamos juntos al festival. Le preguntaré a Popola si vosotros podéis venir».

Nier fue completamente inocente al hacer su propuesta. Sin embargo, al ver que su rostro pálido se iluminaba con una sana sonrisa, Kainé se clavó las uñas en las manos con tanta fuerza que casi le hizo salir sangre.

“No me interesa”.

Intentando compensar la rudeza de Kainé, Emil dio un paso al frente.

«Um, um, no soy muy bueno con los festivales nocturnos, ya que de inmediato me da sueño. Nier, Weiss, diviértanse, ¿de acuerdo?».

Aunque la expresión de su cráneo no se alteró, la incertidumbre en los sentimientos de Emil se pudo escuchar por su tono apresurado y ligeramente agudo. Sin embargo, Nier no se dio cuenta. Su respuesta fue decepcionantemente dócil. Simplemente asintió y dijo: «Ya veo».

“Parece divertido”.

Emil, entre bostezos, susurró las mismas palabras nuevamente.

“Esa ya es la sexta vez”.

“¿Eh?”

“Nada. Vete a dormir. Yo montaré guardia”.

“Pero”.

“Duerme. Nier ya debe estar despierto”.

Emil creyó fácilmente en las palabras de Kainé, aunque ella no tenía nada con qué poder respaldarlas. “Buenas noches” dijo Emil y se deslizó entre las gruesas mantas que lo protegían del viento y la lluvia. Casi de inmediato, su respiración comenzó a disminuir. Sus respiros eran la mismos que los de los niños normales.

Mirando la manta que se ondulaba con la respiración de Emil por unos momentos, Kainé comenzó a hacer estiramientos. Levantó sus dos espadas y, después de asegurarse de que la hoja no estuviera desafilada, las volvió a colocar en el suelo. Para Kainé, estos dos enormes trozos de metal son acaso mejores expresiones de sí misma que las palabras. Colocó las manos en el asa y la agarró con suavidad.

Ya había entrado bien la noche, pero la conmoción más allá del muro de piedra no demostraba signos de disminuir. No solo eso, sino que parecía subir de volumen. Una alegre melodía acompañada de una rica voz resonó en el aire. La voz probablemente pertenecía a Devola, quien dejó que fluyera libremente. Los silbidos y los aplausos se superponían y la risa estaba por todas partes. El festival se encuentra en su apogeo. ¿Pueden los festivales realmente alegrar, liberar y brindar sosiego al corazón de la gente hasta ese punto? Para Kainé, que nunca tuvo el lujo de la experiencia, era un mundo brillante y desconocido.

Junto con el entusiasmo de la gente, un sabroso aroma flotaba fuera del pueblo. Es carne. El estómago de Kainé rugió. Casi cuando respondía a la súplica de su estómago, la puerta se abrió. Kainé se quedó en guardia por un instante, pero se relajó cuando reconoció la delgada silueta que emergía del suelo.

Nier estaba de pie mientras sostenía un plato gigante de carne mezclada con un montón de verduras y frutas.

«Gracias por esforzarse tanto. ¿No tenéis hambre? Ahora están fríos, pero te traje un poco de carne. Se ven deliciosos, ¿no? «.

Nier miró la forma dormida de Emil y dijo con pesar: «Supongo que llegué un poco tarde». Mirando la deliciosa carne, Kainé apretó los labios. El festival debe haber dado mucho alivio y gozo a Nier, lo suficiente como para que haya perdido fácilmente la noción del tiempo. Sin embargo, incluso durante todas las festividades, Nier no se olvidó de ellos. Intentó compartir su felicidad con ellos.

«Gracias», aunque las palabras son simples, Kainé no se animó a decirlas. Abrió y cerró la boca muchas veces, pero finalmente decidió arrebatarle el cuenco a Nier. La carne estaba lo suficientemente bien cocida como para que su piel se viera crujiente, y Kainé inmediatamente comenzó a llenarse de ella. La carne debajo de la piel era sorprendentemente suave, y con cada mordisco llegaba un bocado de salsa de carne y sangre.

Kainé masticó a conciencia, como si estuviera eligiendo las palabras que quería decir en esta simple acción mecánica. Al ver las excentricidades de Kainé, Nier sonrió.

“Tenía razón. Vosotros estabais hambrientos”.

«No, no es eso». Las sordas palabras de Kainé se ahogaron en la voz de una chica del pueblo, que los observaba desde las puertas de la ciudad.

“Entonces aquí estabais, Nier. ¡Ven, ven! ¡Devola se va a reír!”.

«¿Eh? ¿Cuál es el problema con Devola?».

Nier se enderezó luego de estar en cuclillas y corrió de un salto. Regresará al festival con la chica del pueblo. «Bueno, entonces te veré mañana. Buenas noches», saludó Nier. Kainé simplemente lo vio irse en silencio. La puerta se cerró de nuevo. Las delicias del cuenco parecían haber perdido su color.

“Víctima de discriminación. Lo siento por ti».

De repente, una voz irrumpió dentro de su cerebro como un destello. Kainé puso sus manos alrededor de su cabeza y se tambaleó. Al momento siguiente, ella sintió la presencia de una Sombra en la hierba y tanteó su espada.

“Guau, ¿nos matas a nosotras las sombras a primera vista?”.

“¿Nosotras?” Kainé ensanchó sus ojos. ¿La voz que resonaba en su cabeza era la de una Sombra? ¿Las sombras pueden hablar? ¡Imposible!

Kainé estaba lista para reírse. Sin embargo, el lado izquierdo de su cuerpo no fue tan indulgente. Hacía un calor abrasador, y su brazo izquierdo se hinchó varias veces su tamaño normal, trozos de materia negra se movían por su propia voluntad.

“Las sombras resuenan entre ellas”.

Tal como la voz en su cabeza había dicho, su cuerpo y su corazón estaban siendo invadidos por una Sombra. Probablemente no le quedaban muchos días para convertirse en una sombra completa.

Con un chasquido, la oscuridad llenó su visión. Debería haber podido ver, pero no pudo. Su cuerpo rechazaba los colores. Entonces esto es la desesperación. Kainé se mordió los labios y trató de sostener su cuerpo tambaleante con sus dos espadas. La Sombra habló.

“Una completa Sombra…ey, ¿acaso hay algo que no estés comprendiendo? En primer lugar, tú eres…»

“¡Cállate! ¡No mires dentro de mi corazón! ¡Muérete, maldito bastardo!”.

Utilizando toda su fuerza, arremetió con sus espadas en la hierba. Su intención asesina hacia la Sombra era lo único que la empoderaba.

Las sombras son los asesinos de su abuela. Asesinos. Asesinos. Asesinos… Los ojos de Kainé estaban teñidos de rojo y su cabello se erizó en las puntas. Llena de sed de sangre, se lamió los labios.

Las sombras parecían un espejismo negro, y cuando saltó desde la hierba, Kainé las siguió y blandió sus espadas. Ella puso suficiente fuerza en su finta para dislocar articulaciones. Las palabras de la Sombra continuaron viniendo de esa dirección.

“Detente. Ey, por favor detente”.

“¿Estás contenta? Si matas a las sombras, tu abuela estará llena de alegría. Nier estará contento. Eso es algo bueno ¿no?

“¿Y luego qué? Aunque nos matases a nosotras las sombras, la discriminación que sufres no disminuirá. Aún no podrás ir a los festivales. Así es el mundo. Yo lo sé. Yo lo entiendo. Porque yo soy…».

Las palabras de la Sombra fueron interrumpidas. La espada de Kainé cortó a la Sombra en dos desde su cabeza. Aunque parecen sombras, cortarlas se siente crudo. Es como cortar carne y huesos.

Por lo general, ella solía empujar su espada desde la cabeza de la Sombra hasta los pies, pero esta noche, su espada se detuvo a la mitad. Los últimos gritos de la Sombra hicieron eco en su cabeza. Bañada en los fluidos corporales expulsados por la Sombra, Kainé contorsionó el rostro.

«Tú… estás… dudando, ¿no es así?».

Incluso en las últimas luces de su vida, la Sombra todavía intentaba hablar.

«Estás… comenzando a… comprender, ¿no es así? Nosotras las sombras somos las verdaderas…». La voz de la Sombra era un hilo, cubierta por sus respiraciones superficiales. Sin embargo, Kainé todavía la escuchó. Algo que ella no quería. La verdad fue esculpida a martillazos sobre ella.

“Eso es mentira.”

Incluso mientras gemía, Kainé sabía que las palabras de la Sombra no eran mentiras. Ella lo supo comprender en alguna parte profunda de su corazón.

La Sombra se puso de pie ante Kainé, quien cayó de rodillas. Arrastrando su cuerpo, que parecía un cadáver, trató de escapar, trató de sobrevivir.

En ese momento, Kainé escuchó los sonidos de una explosión. Siguiendo la fuente de los sonidos, Kainé miró al cielo. Los fuegos artificiales estallaban en el firmamento. Parece ser que esto era parte del programa que organizó Popola. Los fuegos artificiales dejaron rastros brillantes y el color volvió al corazón de Kainé.

Detrás de sus ojos cerrados, la horrible imagen del cadáver de su abuela después de ser devorada por las sombras revivió. En su visión periférica, vio la forma dormida de Emil. Y dentro de su corazón, sintió el deseo de Nier.

¡Muerte a todas las sombras!

«¡Maldito idiota! No te perdonaré. ¡Nunca te perdonaré!».

Kainé gimió y se puso de pie. La fuerza y el calor regresaron a su cuerpo.

«Ya veo. Eso es muy malo. Pensé… que tú de todas las personas… te convertiste en algo que no deseas… entenderías el dolor de la discriminación».

«¡Cállate! ¡Cállate! ¡¡Cállate!!»

Kainé gritó. Dobló las rodillas y saltó hacia la Sombra que huía. Ella mantuvo sus espadas sobre su cabeza y blandió su espada.

Incluso cuando la Sombra había dejado de moverse, siguió cortando su cadáver. Sintió que la voz en su cabeza regresaría si se detenía incluso por un momento. Gritando, continuó blandiendo sus espadas ciegamente.

¿Cuánto tiempo ha pasado? Sintió un cálido aliento en su oído.

«Para. Por favor, detente, Kainé. Está bien. Ya está muerta».

Cuando recuperó sus sentidos, Emil la estaba reteniendo.

«Ya veo. Está muerta.»

Limpiando los fluidos corporales y las finas rebanadas de carne de su espada en la hierba, Kainé finalmente enfundó sus espadas. Probablemente las sostuvo con firmeza durante demasiado tiempo, sus manos callosas estaban llenas de sangre.

«¿Qué ocurre? ¿Qué pasó cuando estaba dormido?»

Emil preguntó mientras vendaba las palmas de Kainé.

Kainé negó con la cabeza y dijo: «nada».

En ese momento, los fuegos artificiales volvieron a dispararse desde el pueblo. Tanto Kainé como Emil miraron hacia el cielo.

«Es tan bonito».

La luz reflejada en la cabeza de Emil lo ponían colorido y sonrió. Y luego susurró.

“Los fuegos artificiales son geniales. Incluso si estamos fuera del pueblo, aún podríamos disfrutarlos».

Kainé guardó silencio y miró fijamente las sólidas puertas.

Dentro y fuera del pueblo. Se dio cuenta de que esas fronteras significaban tan poco para ella ahora.

Se diera cuenta o no, esta noche cruzó una enorme frontera.

Las voces de los aldeanos se desvanecieron en la distancia. Nier estaba lejos. Incluso Emil se sintió mucho más lejos de ella.

La ignorancia es una bendición.

Kainé apretó los labios. Por eso nunca le dirá esta verdad a nadie. No importa lo que ocurra.

Kainé cerró la puerta de su corazón, que aceptó el secreto, echó el cerrojo y se volvió hacia Emil. Preguntó:

«¿No ha amanecido todavía?».

Relato de NieR Replicant: El sabbath de las brujas

La guía oficial que salió (hasta la fecha, únicamente en Japón) sobre NieR Replicant, Grimoire NieR, incluía una serie de relatos que añadían a la historia ya contada en el videojuego, especialmente en lo referente al rico mundo y a los personajes creados por Yoko Taro. Traemos aquí el primero que hemos traducido al español de esta versión en inglés por Kho-dazat, el cual se adentra en un momento del turbio pasado de Kainé, ya poseída por la sombra Tyrann. El original está escrito por la guionista, junto a Taro, del juego, Natori Sawako.

Antes de empezar, advertimos por si acaso que contiene lenguaje soez (es Kainé, a ver…) y alguna escena explícita subida de tono. Pero sobre todo, puede llegar a resultar algo duro respecto a algunas cuestiones y situaciones. La vida de esta protagonista siempre ha estado lejos de ser un camino de rosas.

Siente temor y terror, pues la poseída por el demonio permanece. Reza y adora, el karma del superpuesto yin y yang.

Escuché hablar de ella por primera vez en una ciudad cuando estaba finalizando mi peregrinación.

Esta ciudad, amurallada del sol por un manto de blanca niebla, no era ajena a los ataques de las sombras. Los habitantes residían en viviendas fortificadas y metalizadas. La forma en la que estaba construida me recordaba a una enorme tela de araña, siendo las casas sus huevos.

Todo lo que hago en las ciudades que visito es reunir a los jóvenes en la plaza para dedicarles un sermón sobre las virtudes de la tolerancia y la paz. Justo cuando los estaba encomiando por su valentía a la hora de enfrentar cada día bajo la amenaza de las sombras, uno de los muchachos se puso en pie con el ceño fruncido.

“No entiendes nada. Escucha, no son las sombras de lo que tenemos miedo. Hay un monstruo peor acechando por aquí… esa maldita mujer poseía por una sombra”

Mientras las palabras salían por la boca del chico, todos los reunidos dejaron escapar suspiros y pronto el silencio opresivo descendió sobre nosotros. Cuando me sentí aturdido por aquello, el muchacho, llamado Dimo, se rio sarcásticamente, su tono volviéndose más burlón.

“¿Quieres pregonar el valor de la tolerancia a alguien así? ¿Eh, señor “hacer el bien”?

Estoy acostumbrado a las miradas de recelo debido a una mente educada y a una estampa atractiva. Me doy cuenta de que mis ideales de un mundo realmente tolerante quizás no signifiquen mucho a oídos de alguien sin educación y que vive una existencia precaria. He sido objeto de burlas y de menosprecios a través de mi viaje por gente poco iluminada, pero porque percibo su ignorancia soy capaz de perdonarlos. En situaciones así, me limito a sonreírles. Nunca cedo al odio y al miedo. Solo continúo e intento llegar a aquéllos menos afortunados que yo, como este Dimo.

“He escuchado que un mero roce con una sombra genera un dolor peor que la muerte. Nunca antes me he topado con alguien poseído por una sombra, pero su sufrimiento debe ser inimaginable. Me asaltan las lágrimas solo de pensarlo. Me cuesta entender cómo podéis tratar a alguien así con semejante desdén”.

Cuando terminé de hablar, me encontré con un montón de miradas vacías.

Habiendo aprendido sobre el prejuicio contra esta persona, viajé puerta a puerta, recolectando agresivamente información sobre ella. Algunos lugareños se negaban a hablar, como si ella estuviera maldita, pero la mayoría estaba contenta de discutir (y, en el proceso, calumniarla).

Aparentemente fue poseída en el mismo día en el que perdió a su único pariente, su abuela. Consumida por la culpa y la soledad, me dijeron que ella mantuvo relaciones con una sombra, que causó que la mitad de su cuerpo tomara una forma inhumana. Ahora asesina a sombras y a figuras antropomorfas para devorar sus cuerpos. Los días que no se dedica a matar, seduce a los hombres… Mientras escuchaba estos rumores obviamente inventados, sentí que mi simpatía por esta mujer crecía. Mi deseo de defenderla de la discriminación era sincero.

Cuando dije que deseaba hablar con ella, los lugareños se dirigieron a mí con suspicacia. Sin descorazonarme, sin embargo, terminé pagándole a Dimo para que me llevase a donde ella vivía.

“Pagando bastante dinero para ira mirar embobado a una media-sombra… Menudo pilar moral estás hecho, ¿eh? ¿No sería más fácil ir a ver un espectáculo de frikis?” Sin dejar que sus palabras me afectasen, llevé mi cabeza alta. Pronto tendría la oportunidad de llegar a esa pobre y lamentable alma.

En el momento en el que la niebla empezó a tapar mi vista de la ciudad en la distancia, llegamos a un claro abierto. En su interior, una de las viviendas metalizadas que había visto en la ciudad permanecía medio derruida. Sus paredes externas eran rojas con polvo y estaban agrietadas, repletas de enormes agujeros.

“Aquí es”, dijo Dimo, pero apenas podía creer que alguien pudiera vivir en semejante lugar.

Corrí hacia la puerta y llamé, pero no obtuve respuesta. No había nadie dentro. Echando una ojeada al interior, percibí una corona de bonitas flores y lo que parecía el dibujo de un niño garabateado con ceras de colores colgando del techo. Sintiéndome profundamente tranquilizado, me giré a Dimo lleno de confianza.

“Mira ahí. Su corazón es lo suficientemente humano para valorar la belleza. No tengo ninguna duda de que es tan humana como tú o como yo”.

En el momento en el que lo dije, se oyeron varias pisadas. La atmósfera se volvió incómoda, y vi la cara de Dimo palidecer mientras la esencia de algo putrefacto llegaba a nuestras fosas nasales.

“¡Mierda! Deben ser sombras…”

Antes de que pudiera terminar de hablar, ante mis ojos un chorro de sangre erupcionaba de uno de los lados de Dimo. Me cubrió como si fuera lluvia. Una sombra emergió de la espesura, su cuerpo cubierto por lo que parecían círculos dorados. El único motivo por el que no podía dejar escapar un grito al ver semejante forma fantasmal fue gracias a que la lluvia de sangre había anulado mis sentidos. Junto a tres o cuatro más, las sombras me cercaron, encerrándome gradualmente. Con cada pisada que hacían sus pies se emitía un líquido y odioso sonido sobre la hierba. La niebla, espesándose, me asfixiaba y a mi nariz le asaltó el aroma de la putrefacción.

¿Me matarán las sombras o me ahogaré antes? Mientras sopesaba mi destino en una sección lejana de mi vacilante consciencia, llamó mi atención una luz tenue a través de mi rabillo del ojo. Lo próximo que escuché fue un rugido de viento y los sonidos de carne fresca siendo cortada.

No había durado ni un segundo. Antes incluso de que pudiera pestañear las sombras, todavía chillando, habían sido cortadas en pedazos. Frotándome los ojos, vi una mujer de pie con dos largas espadas en cada mano. Llevaba un traje escandaloso que exponía su cuerpo bien proporcionado a los elementos. Dibujaba una sonrisa en el rostro que parecía extenderse de oreja a oreja.

“¿Cómo diablos os gustó eso, eh, malditos comemierdas? ¡No voy a parar de descuartizaros hasta que os haya cortado en cubitos y convertido en una jodida neblina!”

Apenas podía creer las palabras que salían alegremente de su boca. Sus penetrantes ojos parecían arder en rojo, y sus ropas, mojadas con sangre, brillaban mientras se aferraban sugestivamente a su cuerpo.

Esa era… ¿Esa era la pobre alma que había sido poseída por una sombra?

Olvidando el miedo que había tenido por mi vida, permanecí boquiabierto, contemplando a esa mujer que no podía haber estado más alejada de la imagen que me había formado.

No fue hasta que ella había cumplido con su palabra y había terminado hasta con la última sombra que registré los sufrientes lamentos de Dimo.

“¿E-estás bien?”, le pregunté acercándome.

“Lo has visto, ¿verdad?”, me espetó, “¡Es tan mala como esos monstruos! Mata a las sombras, aunque también sea una… ¡y además se divierte haciéndolo! ¡Se entrega a ello! ¡Seguro que pronto termina asesinando a un humano! ¡Hazme caso y sal pitando de aquí!”

Acunando su lado herido, Dimo se puso en pie y se dispuso a irse.

“¡Espera! ¿No nos ha salvado la vida? ¡Mató a esas sombras para protegernos! ¿Y aún así solo le muestras odio? Ella es buena persona… ¿por qué no puedes verlo?”

Dimo me miró inexpresivamente. El sarcasmo y la mezquindad habían abandonado sus ojos; en su lugar percibí un creciente vacío. Estrechando aquellos ojos, proclamó con voz realmente seca:

“Esa cosa no es humana. ¿No eres capaz de entenderlo, predicador? No estoy siendo prejuicioso, ¡es normal odiar a un monstruo!”

Dimo entonces se marchó con piernas inestables. A pesar de la profunda herida, se fue con sorprendente rapidez.

Ahora solos, me armé de valor y me dirigí a la mujer. Debía haber escuchado la conversación que tuve con Dimo, pero no había soltado ni una palabra.

“¿Estás herida?”, le pregunté. Permaneció en silencio. Ni tan siquiera me miraba. Vi sangre corriendo por su muslo interior y me quité la bufanda, pensando en usarla como venda. Salpicada con la sangre de Dimo, no es que fuera exactamente salubre, pero pensé que era mejor que nada.

“Permíteme vendártelo”. Pensé que quizás me detendría, pero en su lugar permaneció impasible. Tomándolo como un signo de aceptación, rápidamente empecé a girar la venda alrededor de su muslo. Noté que cada vez que mis dedos rozaban su muslo, daba un pequeño sobresalto, y aquello se me hizo tan humano… tan femenino… No pude evitar sonreír.

“¿Puedo hablar contigo un rato? Me gustaría ser tu amigo”

Diciéndolo, la seguí hasta su hogar. Me di cuenta de que estaba siendo molesto, pero al percibir que ella era obviamente torpe con las relaciones humanas, pensé que sería mejor actuar de forma un poco familiar. Tomando asiento de forma titubeante sobre las húmedas y semi-podridas tarimas, empecé a hablarle de las maravillas de la tolerancia y la buena voluntad hacia el hombre, como siempre había hecho al llegara un nuevo lugar. Esta vez, sin embargo, siendo consciente de su situación especial de víctima, mi discurso fue incluso más apasionado.

Antes de que me diera cuenta, para cuando había terminado ya hacía tiempo que había anochecido. Cuando miré hacia ella, comprobé que la mujer se había dormido con la espalda hacia mí. Atacada por sombras y obligada a dormir en esta choza… ¡oh, esta pobre, valiente mujer! ¿Se había detenido la hemorragia de su herida?, me pregunté mientras mis párpados pesaban.

No sé por cuánto tiempo estuve durmiendo, pero me desperté con el frío nocturno atravesándome la piel. Todavía estaba silencioso y oscuro ahí fuera, el sol todavía no había salido. Cuando miré hacia mi lado, la forma durmiente de la mujer ya no estaba allí. Tensando mis ojos, vi gotas de sangre en el suelo en dirección a la puerta.

Alarmado, salí corriendo. Abriéndome camino entre la niebla, pronto sentí la presencia de alguien un poco alejado entre los arbustos. Alcé la voz para llamarla, sin darme cuenta de que todavía no le había preguntado su nombre. En aquella noche mudada previamente por el silencio, el sonido repentino de jadeos sufrientes e irregulares atravesaron mis oídos. No había duda, aquella era su voz.

“Ugh….. hah…….. hah, hah, hah, hah…. Haaaaah…”

¿Se había reabierto su herida? ¿Se había ido hasta allí para soportar sola el dolor? Necesitando saberlo, avancé hacia allí.

“¿Estás bien? Puedo volver a vendarte la herida…”

La niebla se esfumó lo suficiente como para poder ver su forma. Emití un fuerte respingo al hacerlo.

Ella realmente estaba poseída. La parte izquierda de su cuerpo estaba hinchada con insondable oscuridad, bultos peculiares circulaban en su interior. Parecía otra criatura, con voluntad propia, separada del resto de ella.

Para entonces se había percatado de mi presencia, así que hice lo mejor que pude para no parecer perturbado. Repitiendo “todos los hombres son hermanos” en mi mente como un mantra, le mostré una sonrisa. Pero su mirada se giró hacia abajo. La seguí, mis ojos se depositaron en lo que ella agarraba con su demoníaca mano izquierda. En el instante en el que comprendí qué era aquello, todos los vellos de mi cuerpo se pusieron en punta.

Lo que tenía agarrado con la mano era… un largo, grueso miembro masculino… pero era de ella. Sobre el oscuro miembro sobresalían varias venas, que podía ver claramente palpitantes.

No es que solamente estuviera poseída. ¡Es que era de ambos sexos!

“Durante las noches después de haber matado sombras… No puedo evitarlo…”

Al alzar la cabeza para mirarme, la mujer había dirigido sus primeras palabras hacia mí. Sus ojos se habían achicado, sus finos labios se abrían como un fino papel en su rostro. Sus pupilas se trabaron en mí como si fuese su objetivo, su mano izquierda comenzó a moverse furiosamente de arriba a abajo. Su respiración se volvió aún más irregular y sus ojos volteados empezaron a perder su enfoque. Sabía lo que vendría a continuación.

“¡Para!”

Grité, apartando mis ojos del momento del clímax.

“¡No te me acerques, tú… monstruo!”

Mientras me alejaba frenéticamente, su chillante voz parecía perseguirme. Aquello era un gemido enloquecedor que parecía ser a la vez risa y llanto.

Asustado. Estoy asustado. Asqueroso. Repugnante. Odioso. Te odio. Asqueroso. Repugnante. No puedo entenderlo. No quiero entenderlo. Asqueroso. Estoy asustado.

Del interior de mi corazón surgen horribles sentimientos que hasta ese momento no habían existido. Me percaté de que también estaba llorando. Llorando profundamente. Después repentinamente expulsé el contenido de mi estómago.

Ese fue el total de mi experiencia con aquella mujer. En la noche que pasé con ella, como si una tuerca se hubiese soltado en mi interior, feos y odiosos sentimientos continuaban saliendo incontroladamente.

La odio por hacerme así. La detesto. La temo. Es asquerosa. Odiosa. Da miedo. Tengo miedo.

Oh, pero por favor no me malinterpretes. No estoy siendo prejuicioso; no es humana. Nadie con un cuerpo tan horrible y terrible como el suyo podría serlo. Es normal odiar a un monstruo, desearle la muerte. ¿No es así? ¿Puedes honestamente decirme que me equivoco?

No me equivoco… ¿no es así? ¿No es así? ¿No es así? No estoy siendo cruel. No soy el feo aquí. Soy una persona respetable. ¿Me equivoco? ¿Me equivoco? No me equivoco.

¿No es así? ¿No es así?

Artículos relacionados

Grimoire NieR y toda la maravillosa información adicional de NieR Replicant

NieR Replicant salió originalmente únicamente en el mercado japonés en 2010 (a nosotros nos llegó otra adaptación para Occidente y para Xbox titulada NieR Gestalt). Con él, lanzaron una guía repleta de información adicional sobre el mundo, la historia, diseños y personajes de este gran trabajo de Yoko Taro, incluyendo novelas oficiales y dramas CD con las voces originales de los personajes, bajo el título Grimoire NieR. Lamentablemente, nunca salió de Japón (actualmente está anunciado un relanzamiento y, con suerte, gracias al éxito de NieR Replicant ver. 1.22474487139, pueda llegarnos a Occidente), pero los seguidores de esta franquicia lo tradujeron prácticamente todo al inglés.

Aquí vamos a ir recopilando la información más importante y enriquecedora al respecto, avisando que en la mayor parte habrá SPOILERS de NieR Replicant. Iremos actualizando.

Hilo de Twitter sobre los significados de los nombres (OJO, que algunos son análisis nuestros, pero los de Yonah, los personajes secundarios y las vinculaciones con los cuentos provienen de Grimoire NieR).

Relato El sabbath de las brujas, sobre Kainé antes del juego.

Relato Una princesita, sobre Fyra y el rey de Fachada.

Relato Y entonces no quedó ninguno, sobre el pasado de Grimoire Weiss.

Relato Estrecha es la puerta, sobre un descanso de Kainé, Emil y Nier.

Drama CD Las palabras perdidas y el cielo rojo, sobre lo que aconteció antes de NieR Replicant (cuando todos eran humanos). Con subtítulos al inglés por Aiko, shirobooty y Rekka Alexiel:

Resumen de lo acontecido:

Tras el final de Drakengard en el que Angelus, Caim y el Gigante caen desde el cielo a Tokio. Devola y Popola hablan sobre lo que generó este episodio en el mundo: el síndrome de la cloronización blanca (que convierte a la gente en sal o los vuelve locos), el surgimiento de las legiones y Ojo rojo (Red Eye)… todo ello derivando a la creación del proyecto Gestalt (que separa el alma del cuerpo para poder volver los humanos a un receptáculo cuando la plaga haya terminado).

En Shinjuku, el ejército combate a una legión especialmente grande (3 metros). La organización Hamelin decide bombardearlo todo, matando también a gente en el proceso.  En 2005, las Naciones Unidas acuerdan crear el Proyecto Gestalt y obligan a la gente a formar parte de ello.

En el 2050, el Nier original y la Yonah original (como los que vemos en la introducción del videojuego) están enterrando a su madre, víctima del síndrome. Mientras tanto, la Kainé original (quien por cierto estaba prometida, aunque al parecer esto no viene aquí especificado) encuentra a una perrita y decide adoptarla, en contra de los deseos de su abuela Kali (pero su abuelo sí la apoya). Decide llamarla Shiro.

Kali y su marido (abuelos de Kainé) son héroes de guerra retirados que formaban parte de la 13ª cruzada, la cual derrotó a Ojo rojo. No obstante, Kali era la vice-capitana de dicho cuerpo, ya que el capitán murió durante la operación. A raíz de esto, desarrolló estrés postraumático.

Saltamos a una organización de investigación, concretamente la que crea a Emil y Halua. Esta, denominada en clave «Murasaki», fue creada en 2018 por el gobierno japonés para contrarrestar el poder de Hamelin (que también reclutaba niños). Aparece Emil (quien ya porta la venda sobre los ojos, ya es un arma que no envejece) entre los investigadores, quienes comentan si es un monstruo (ya que no choca contra nada a pesar de no poder ver).

De pronto, un Ojo rojo de unos 20 metros ataca en la región de Shinjuku, donde se encontraban Nier y Yonah, quienes son evacuados junto a la demás población. Yonah se ve separada de Nier, quien entra en pánico. Una señora le dice que la ha visto yendo en la dirección hacia la mansión donde viven Kainé y sus abuelos.

El humano que era Tyrann, Yura Masayoshi, irrumpe violentamente junto a su equipo en el laboratorio donde se encuentra Emil, asesinando a uno de los asistentes y amenazando al resto. Se trata del líder del equipo de defensa de Shinjuku y está a las órdenes de Kali, quien además los financia. Ésta les pide que acudan a su mansión para protegerla de la amenaza que acaba de aparecer.

Antes de partir a regañadientes a la casa de Kainé, Yura coge una de las últimas armas de Hamelin, conocida como Biblia o P22, un octógono con materia maso en su interior y que afecta a todos los seres que contengan el mismo material. Lo prueba con Emil, quien le ruega a Yura que deje de hacer daño a los asistentes del laboratorio.

Al llegar a la mansión, Yura le muestra a Kali los 62 hombres que ha traído con él y el arma P22, lo que impresiona a la señora (no tanto así a su marido, quien cuestiona la necesidad de tanto despliegue). Yura le pide a Kali si lo hará jefe de «la banda del dragón«, pero le responde que lo discutirán luego.

Mientras tanto, Kainé se encuentra a Yonah en el jardín, quien asustada pregunta por su hermano. Le responde que lo buscarán juntas luego, pero que ahora necesitan refugiarse dentro de la casa, donde (según Kainé) estarán seguras debido al despliegue militar. Nier por su parte va llegando a la mansión, pero al parecer es interceptado por Ojo rojo.

Los hombres de Yura están luchando con las legiones y el Ojo rojo, pero no dan a basto. Yura no lo acepta y prepara el arma P22 para atacar. Kali protesta debido a que están destruyendo su casa, pero el militar le responde que está cumpliendo las órdenes de protegerlos. Al usar P22, varios de sus hombres mueren durante el proceso (lo que tampoco parece importarle demasiado, dice que serán recordados como héroes) y el arma resulta finalmente dañada, sin acabar con Ojo rojo.

Nier finalmente llega a la mansión y se encuentra con Yonah, pero la casa ya está en llamas. El abuelo de Kainé les pide que huyan.

Al final parece que P22 va a derrotar a Ojo rojo, pero unos brazos adicionales salen del abdomen de éste y destruyen el arma. Además, del mismo lugar surgen más legiones. Yura no lo puede creer y comienza a desesperarse.

Kainé les dice a Nier y Yonah que escapen ellos, ya que ella debe quedarse con sus abuelos. Justo en ese momento un ataque de Ojo rojo va a matar a Kali, pero su marido se interpone, siendo él empalado ante los ojos de su nieta.

Yura decide entonces destruir a Ojo rojo y usar para ella al arma Número 7 (Emil), quien es traído ante él. Emil se niega, pero Yura le quita la venda sin previo aviso, ante lo que empieza a petrificar a soldados y legiones contra su voluntad. Emil se echa a llorar, negándose a continuar, ante lo que Yura le inyecta una droga. En ese momento Emil se descontrola y Yura huye de la escena (lo que derivaría a que luego fuese fichado como fugitivo y su replicante/receptáculo destruido; por ello vagará como una sombra errante, Tyrann).

Nier siente que debe volver a la mansión para ayudar a Kainé; mientras que Kali intenta confesarle algo a ésta, pero es devorada por Ojo rojo. Kainé se descontrola y Nier contempla cómo empieza a atacar por sí sola al enemigo, rajándolo en dos con la idea de recuperar a su abuela. Aunque lo mata, tanto Kainé como Emil siguen descontrolados y atacando a los humanos. Nier les pide que paren, pero los soldados le espetan que huya, ya que son monstruos. Nier responde que no son monstruos, sino humanos. Finalmente, Kainé y Emil logran detenerse.

En realidad, Kainé es fruto de un experimento de clonación del ADN de sus dos abuelos junto a los mejores especímenes de la legión. Sintiéndose culpable, Kali decidió adoptarla y criarla como si fuese su nieta.

El resto de la historia ya es conocido: Emil es preservado como arma de defensa frente a Halua/Número 6, Kainé es vigilada de cerca (pero la información concerniente a ella está altamente confiscada y guardada) y Nier hace un pacto con Grimoire Noir, siendo el gestalt perfecto. Yonah intenta lo mismo, pero fracasa.

Drama CD con historia en un mundo alternativo donde los personajes van al instituto. Subtítulos al inglés de Aiko y Rekka Alexiel:

Resumen de lo acontecido:

En esta ocasión, nos encontramos ante una serie de episodios paródicos sin mayor importancia con los personajes de NieR Replicant en un mundo alternativo, como si fuesen al instituto, ambientándose durante un festival deportivo y un baile. Ambos Nier (adolescente y adulto) son aquí personajes separados, los dos hermanos mayores de Yonah (a la que evidentemente sobreprotegen). Emil es compañero del Nier adolescente y tiene un enamoramiento muy notorio del adulto (menos perceptible del menor), al igual que Kainé (más metida en el papel de tsundere). Esta es a la vez hermana menor de Tyrann, quien es amigo de Nier adulto. Grimoire Weiss es el director de la escuela, pero debido a que no está presente lo sustituye en el festival el subdirector, Grimoire Noir. El rey de Fachada, Sechs, y su mujer, Fyra, son estudiantes de intercambio. Devola y Popola, finalmente, son profesoras en formación (al igual que Nier adulto) y, cómo no, son inseparables. 

Shingeki no Kyojin, NieR y la retórica de la angustia

Shingeki no Kyojin (Attack on Titan o Ataque a los titanes) ha finalizado hace poco su manga y mañana (23 de abril) sale a la venta NieR Replicant ver.1.22474487139 para PlayStation 4, Xbox One y Steam. Por lo demás, ¿qué tienen en común las obras de Hajime Isayama y Yoko Taro?

La angustia y la desesperación han sido temas recurrentes en la ficción y literatura desde tiempos inmemoriales. La percibimos incluso en La Odisea en la lucha de Odiseo/Ulises por volver a su hogar o en La Ilíada con Aquiles tras la muerte de Patroclo. Genji se desespera durante su (según él, injusto) exilio en Suma, mientras que Nietzsche se adentraba en las profundidades del nihilismo. La angustia, bien lo sabemos, es intrínseca al ser humano.

No obstante, se está percibiendo en los últimos años (más bien, en las dos últimas décadas) un cada vez mayor número de obras que hacen de la angustia su columna vertebral. Es la desesperación de los personajes principales y el sentir que lo que va a traernos (si acaso) un breve rayo de esperanza es la ruptura (casi) total con el pasado.

El pasado es una lacra

Nietzsche ya hablaba de un pasado histórico y se remontaba a tiempos de la filosofía de Platón, haciendo un recorrido por la historia de Occidente. Éste queda finalmente caduco y nos encontramos ante un terreno inexplorado y, en principio, sombrío. Ese es el principal miedo a la hora de llevar a cabo una ruptura radical, el qué vendrá después.

Shingeki no Kyojin. Hajime Isayama y WIT/Mappa Studios

No obstante, la ficción está jugueteando cada vez más con esta posibilidad de la revolución y ruptura (que, si es violenta o no, cada vez nos está dando más igual), incluso en grandes superproducciones venidas de la cuna del capitalismo como Joker o la última trilogía de Star Wars (que es en sí misma una ruptura casi total con las dos anteriores, lo que ha enfurecido a no pocos seguidores).

Avisamos que a partir de aquí habrá SPOILERS de Shingeki no Kyojin y NieR.  

Shingeki no Kyojin es el ejemplo perfecto de shônen (con tintes seinen) de enorme popularidad y calado que aborda este nihilismo, angustia, desesperación y ruptura como eje principal. La obra incluso da un giro de 180 grados a su temática y género ya pasado su ecuador y nos presenta no ya un relato de terror con bestias antropomorfas que devoran a las personas, sino una distopía con muchísimas reminiscencias de la Alemania nazi, el Japón imperialista (y el posterior bajo el imparable crecimiento de China) y con las nuevas generaciones sopesando sus opciones.

El final es bastante más light de lo que podría parecer en la obra de Isayama; sin embargo las pérdidas son numerosas y no hay que olvidar que suceden varios genocidios. Hay, efectivamente, una ruptura bastante brusca con el pasado, pero no total, pues ahí siguen permaneciendo Historia (curioso nombre) o Armin como principales portaestandartes de lo que ocurrió y sobre lo que vendrá. Pero no es casualidad que, de entre los personajes con mayor edad, solo sobrevive Levi (y queda para el arrastre).

NieR Replicant y NieR Automata también abordan esta cuestión de ruptura trágica, radical y traumática con el pasado y supone un punto de inflexión entre los personajes principales. El mundo en el universo creado por Yoko Taro no para de ser arrasado: la sociedad anterior a NieR (que casi pareciera la nuestra, ahí con la Torre de Tokio de fondo, y eso sin contar a Drakengard), la del propio NieR Replicant y, ¿finalmente?, la de NieR Automata, una sociedad puramente conformada por androides (símiles humanos, presente asimismo en Replicant) y máquinas. El humano ya ha matado a Dios; la máquina ha asesinado al humano (su dios).

Shingeki no Kyojin. Hajime Isayama y WIT/Mappa Studios

El protagonista millennial

La ficción (y el relato histórico) tienden al mesianismo, algo que se percibe claramente asimismo en Shingeki no Kyojin. Eren (y antes lo intenta Zeke) se yergue como el «gran salvador» de esa humanidad estancada en el fracaso, aunque para ello tenga que cargarse a más de la mitad de la población.

Es curioso cómo es reflejado Eren en la obra de Isayama, pues desde sus primeras páginas es claramente el protagonista; mientras que personajes con objetivos similares en otros títulos, como Kylo Ren en Star Wars o Thanos en Avengers, son retratados como evidentes antagonistas. Las comparaciones con Code Geass y su protagonista, Lelouch, son inevitables (no es la única similitud entre ambos manga/anime); pero Lelouch es un personaje con mucho mayor autocontrol y más manipulador que Eren. Su contraparte, Suzaku, es el héroe claro desde el primer momento (si bien se invierten ocasionalmente los roles).

Eren es, de nuevo como Kylo Ren o como 9S en NieR Automata, un personaje sobrepasado por sus emociones. Al contrario que los protagonistas de antaño, que llevaban el estoicismo como bandera (incluso un joven e inseguro granjero como Luke Skywalker terminaba siendo un serio y cool guerrero en El retorno del jedi), en estos casos las emociones no solo se muestran, es que hay saturación de ellas. Por eso a veces parecen jugar con los límites de la cordura, ya que sus conductas pueden parecernos erráticas, al menos para lo que estamos acostumbrados y según lo que nos han enseñado que «es lo correcto». Evidentemente, la cuestión sobre guardarse los sentimientos para uno mismo hace tiempo que se relajó y, de hecho, es actualmente visto como algo perjudicial para la salud mental (curiosamente, de nuevo jugando con los límites de la locura, aún si se es estoico).

Aceptamos la humanidad como es. Reímos, lloramos, amamos, odiamos y gritamos (y esto último Eren lo hace mucho). Somos un manojo de contradicciones. Por eso, para los más adultos, este tipo de personajes son vistos como ejemplos de infantilismo perpetuo. Algunos incluso muestran un diseño infantil (9S); pero no significa que realmente lo sean. Etiquetas como qué es ser maduro o no forman parte asimismo de normas de conducta (en la mayor parte de los casos), son transformaciones culturales que parten de alteridades con nuestro yo niño.

Shingeki no Kyojin. Hajime Isayama

Curiosamente, y esto formaría mayor parte de las corrientes del feminismo, los personajes principales femeninos en estas obras sí son el mayor exponente de estoicismo y de lo que era «el héroe de antaño». Piénsese en Mikasa, Rey, Kainé o 2B (a pesar de que tienen momentos evidentes de expresividad emocional y dudas).

Eren y Nier (protagonista) son representación asimismo de un dilema que es muy propio de Japón, pero que todos en algún momento hemos vivido: perseguir nuestro propio bien o el de la sociedad/grupo (llámese familia, amigos, pareja, compañeros de trabajo, etc.). En Japón, como en Asia oriental, es muy habitual el preservar la armonía grupal, incluso si eso es perjudicial para uno mismo. Las influencias occidentales, que se llevan sintiendo desde el siglo XIX, han calado en un mayor espíritu individualista, especialmente entre los más jóvenes. No obstante, a grandes rasgos, el individualismo sigue percibiéndose como algo negativo. Los shônen siguen con el discurso sobre la bondad de los nakama como eje.

Tanto Eren como Nier (protagonista) mandan al carajo todo eso (recordemos el dilema de salvar a Erwin o a Armin), si bien Shingeki no Kyojin termina con una nota que se inclina, nuevamente, hacia el bien común sobre el individual. Vivimos una sociedad, que no funcionaría si todo el mundo fuese a sus propios intereses. Nier, no obstante, sí tiene la fijación casi obsesiva (que se comprende algo mejor en el caso de Gestalt con el padre y su hija, por suponerse el mayor vínculo de todos) de salvar a su hermana por encima de cualquier cosa, incluso por encima de la sociedad y de la humanidad. Aquí se produce una paradoja, pues esta pérdida de humanidad es justamente, en estos casos, algo muy humano (a la postre solo queremos que nuestros seres queridos estén bien).

En definitiva, nos encontramos ante dos (y más obras) que versan sobre la angustia del ser humano, ese nihilismo tan de Nietzsche. Argumentos que giran en torno a la ruptura con el pasado, la incertidumbre por lo que nos traerá el futuro y con personajes saturados por sus emociones abonan el terreno. Al final, eso sí, siempre se deja entrever algo de esperanza (como los finales E de ambos NieR), incluso si lo que nos depara nos resulta un terreno inexplorado.

NieR Replicant. Yoko Taro

Yoko Taro y la jodida realidad

Yoko Taro es el director de juegos como Drakengard, NieR Gestalt/Replicant o NieR Automata, lo cual, para quien haya jugado al menos uno de ellos, ya debe intuir por dónde van los tiros. Aunque comparta algunos elementos comunes con el género RPG y el anime, Taro se sabe distinguir por su abordaje a temas escabrosos y tabúes y por su tratamiento emocional de unos personajes llevados al límite. Para hacernos una idea, su estilo puede recordar en cierto sentido al de Hideaki Anno (Evangelion) y Sui Ishida (Tokyo Ghoul); aunque literariamente no quedaría muy lejos del Murakami más visceral.

Por ello, Yoko Taro no se anda con chiquitas. Sus historias no son para niños ni menores y, si se quieren disfrutar lo más completamente posible, tienen que digerirse y pensarse más allá de la lectura superficial. Es por eso común que este director se valga de otros medios audiovisuales para complementar sus obras (aparte de por la falta de financiación), como son los conciertos o novelas cortas, para lo cual suele contar con la colaboración de Keiichi Okabe (compositor habitual de sus bandas sonoras, muy características de sus obras) y Jun Eishima (escritor de los relatos breves). Avisamos que habrá SPOILERS de NieR Gestalt/Replicant y Automata.

El artista ha indicado en varias ocasiones que él solo trabaja (por el dinero) solo cuando le dejan hacer lo que él quiere, de ahí que sus historias tengan esa impronta tan personal, con elementos comunes aquí y allá. La violencia, el incesto, el maltrato y marginación por ser diferente, la homosexualidad, el nihilismo y, sobre todo, la búsqueda de una identidad y un propósito están presentes en las obras de Yoko Taro.

Taro representa así escenarios donde vemos generalmente futuros distópicos que parten de una realidad alternativa a la nuestra (podemos ver la torre de Tokio en el prólogo de NieR Gestalt/Replicant), pero sus historias (tengamos en cuenta que muchas veces escribe el guión en colaboración con otros, como Sawako Natori hasta la llegada de Automata) están sujetas sobre los cimientos de sus personajes. El japonés lo sabe y juega mucho con los estereotipos y la ruptura de expectativas por parte del espectador. ¿Que Kaine está buenísima y su diseño es el de la objetificación sexual absoluta? Pues sigue mirando, porque quizás Kaine tiene muchísimo más que aportar y quizás ni es mujer. ¿Que 9S parece un dulce niñito? Solo en apariencia, porque al final acaba siendo una mala bestia que arrasa con todo y todos.

Es ahí donde Yoko Taro juega con los límites emocionales de sus personajes (y, por ende, con la implicación emocional y empática del jugador). Rompe con toda la estructura que él mismo ha creado y la moldea, en ocasiones hasta la invierte, y por lo tanto arrastra a sus participantes en ello. Sus narrativas no tienen un principio-desarrollo-final al uso y por eso suele jugar asimismo con los tiempos, creando varios finales posibles (a cada cual más deprimente) y partiendo de distintas perspectivas (el jugador no conoce la verdad en NieR Automata hasta que no la descubre 9S, ya avanzado el juego). Entonces ocurre esa ruptura que mencionábamos, ese nihilismo de «no sé en qué creer, ni para qué» y tenemos que volver a empezar para conocer la verdadera identidad del personaje y sus objetivos.

En este proceso el realizador nipón suele mostrar a su vez los deseos más profundos y prohibidos, que solo pueden ser expresados en esos momentos de desesperación y caos. Ya se ha roto con lo que conocíamos, nos da igual todo, estamos dispuestos a cualquier cosa. Quizás en el fondo querías matar a tu compañera, a la que tanto decías amar, o tirártela… Porque, para Taro, violencia y sexualidad suelen ir unidos, algo que se muestra claramente en las escenas de 2B asfixiando a 9S, la de éste último apuñalando compulsivamente a la primera o la de Kaine golpeando y casi besando a Nier cuando éste se derrumba emocionalmente (o el protagonista despidiéndose con un beso de la susodicha cuando la mata).

Así, violencia y sexo confluyen y coexisten, especialmente en los momentos de mayor vulnerabilidad, cuando los personajes tienen bajada la guardia. Yoko Taro ha admitido esto en entrevistas:

Yoko Taro: Por cierto, Kaine se dio cuenta por primera vez que amaba a Nier durante la escena romántica en el castillo del Señor de las Sombras. Cuando patea a Nier en el estómago.

Jun Eishima: Esa… ¿puede ser llamada una «escena romántica»? (risas)

Yoko Taro: ¡Es una escena romántica! Ahí se daba cuenta de que «¡Ah, yo amo a esta persona!», ¡cuando lo estaba golpeando y pateándolo! (fragmento de la entrevista a los creadores de NieR en el libro Grimoire Nier).

Taro también suele jugar con la expresión de la sexualidad a través de esos mismos personajes. De este modo, Kaine, como decíamos, se nos presenta como una despampanante mujer vestida en ¿lencería? (el propio Nier destaca su vestimenta nada más verla) y que va en tacones, al igual que 2B y A2 (ésta última parece que va también en ropa interior o incluso en bolas, si se toma lo que lleva como pintura). Sin embargo, tal como hemos abordado en este artículo, estos personajes femeninos ocupan roles que tradicionalmente serían masculinos, y llevan a cabo acciones que en el tradicionalismo más casposo se asocia a los hombres, como puede ser maldecir, en el caso especial de Kaine y A2.

La protagonista femenina de NieR Gestalt/Replicant (con permiso de Yonah) no es ni mujer, si nos ceñimos a lo puramente biológico, lo que ha marcado profundamente su forma de ser al haber sido maltratada y marginada desde que era una niña.

Yoko Taro: Para mí, que Kaine sea hermafrodita no es realmente un aspecto importante. Ya que gente así existe en realidad, solo que no sabemos sobre ellos. De hecho, me sorprendí de que esto atrajera tanta atención una vez el juego fue lanzado al mercado (extracto de la entrevista a los creadores de NieR en Grimoire Nier).

No obstante, Kaine se siente mujer, es una mujer, y por lo tanto su forma de revelarse es el de mostrar sus atributos femeninos en su máxima expresión. Fue otra figura femenina, su abuela, la que la trató como a una igual y la enseñó a valerse y quererse por sí misma, al menos hasta la llegada de Nier.

De forma similar, Taro muestra la homosexualidad con la misma naturalidad, sin que sirva de reclamo publicitario ni de marketing, y por supuesto tampoco la oculta. Emil es un joven que se siente atraído por Nier, pero no es su carta de presentación ni su rasgo más característico. Simplemente le gusta Nier, como también le atrae a Kaine, con quien además Emil mantiene una positiva y afectuosa relación fraternal.

Una teoría habla de que Emil desarrolló sentimientos femeninos y le gustaba Nier como resultado de fusionarse con su hermana Halua.

Yoko Taro: ¡No, Emil es gay!

Jun Eishima: Oh, la confirmación es buena. Pensé que veía mensajes subliminales inexistentes debido a mi mente sucia (risas).

(…)

Siempre han habido personajes con preferencias sexuales inusuales en los trabajos de Yoko.

Sawako Natori: Sentimos que estamos reflejando el mundo real a la hora de crear la ambientación y el entorno.

Yoko Taro: La pregunta es cómo definirías «inusual». Si miramos a nuestro alrededor, definitivamente podemos ver homosexuales, aunque sean pocos en número. No estoy intentando decir «no discrimines» ni nada de eso, sino que «gente así existe. Es simplemente como funciona el mundo». Son catalogados como «normales», «inusuales» y comparados muy a menudo, pero la diferencia con las personas con preferencias sexuales distintas yace puramente en el número. Algunos abundan, otros no, pero todos estamos en el mismo mundo. Nunca pretendí representarlos como especiales (fragmento de la entrevista a los creadores de NieR en Grimoire Nier).

En definitiva, lo que Yoko Taro cuenta en sus obras es la búsqueda de uno mismo y su máxima expresión según en lo que creamos a través de diversas realidades y situaciones, algunas de ellas extremas. Es cierto que la mayor parte de sus obras acaban con una nota de desesperación e inevitabilidad, de ahí el nihilismo, pero, en el fondo, siempre hay un pequeño lugar para la esperanza (finales E de NieR Replicant y Automata sobre todo), en un mundo donde las distintas pasiones, de uno y otro lado, surgen en todas sus definiciones. En ese sentido, es probable que Adán (NieR Automata) sea el mayor alter ego del realizador nipón visto hasta ahora en sus historias.

P.D.: Podríamos hablar asimismo del abordaje que hace Yoko Taro a la religión y las creencias populares, así como a las referencias filosóficas en sus juegos, pero daría para otro análisis.

NieR Automata y la construcción de género

NieR Automata es esa joya que no reluce en un primer momento. Y no lo digo porque su director y creador, Yoko Taro, no haya sacado otras magnas obras en el pasado, sino porque, a simple vista (al menos para quien esto suscribe), NieR Automata muestra una estrategia de marketing MUY propia del mundo de los videojuegos, con la mujer evidentemente guapa y sexualizada que además reparte mamporros por doquier en un mundo postapocalíptico, un juego de acción más.

Está claro que es así como han querido (quieren) vender NieR Automata, y no les culpo pues es una fórmula que evidentemente lleva un tiempo funcionando muy bien. Es una grata sorpresa encontrarte con que no solo se trata de un gran juego, con una historia emotiva y currada y unos personajes (esta es la mayor sorpresa) complejos, sino que además es una buena demostración de cómo se pueden invertir los cánones propios de las construcciones de género… aunque se venda como justamente todo lo contrario (atención que vienen SPOILERS).

Tenemos a 2B, la protagonista (¿es realmente LA protagonista?), la mujer guapa sexualizada que reparte mamporros que mencionábamos. Uno de los vídeos promocionales (o todos) nos dejaba verla en ropa interior, impoluta y mostrando perfectos glúteos, no digo más. La cosa mejora cuando vas comprobando, a través fundamentalmente de su relación con 9S (el hombre/androide), que 2B es básicamente un ser con dudas (bastante fuertes, aunque no lo demuestre) sobre el objetivo para el que la han programado y todo lo que éste conlleva: matar máquinas, proteger a una humanidad que ya no está y sobre todo NO sentir.

2B cumple perfectamente el papel del hombre dentro del heteropatriarcado más tradicional: está al mando, no debe cuestionar, no debe mostrar sus sentimientos, ha de proteger y ser físicamente fuerte. Todo ello intenta cumplirlo (no siempre con éxito) a rajatabla con 9S, del que hablaremos a continuación.

9S es un poco la otra cara de la moneda de 2B: de aspecto frágil, más cerebral y sensible que físicamente fuerte y con mucha mayor tendencia que su compañera a dejarse llevar por sus sentimientos y emociones (uno de los finales alternativos incluye a 9S abandonando su misión porque no puede saciar su curiosidad). Así es, este otro androide cumple a la perfección el molde heteropatriarcal de la mujer. Yoko Taro nos la ha jugado, sobre todo teniendo en cuenta la citada campaña de marketing, aunque la misma portada del videojuego muestre a 2B cargando en brazos «a lo novia» a un inconsciente/muerto 9S.

No es extraño, teniendo esto en cuenta, que mucha gente confunda de este modo la relación entre 2B y 9S, pues todavía vivimos en un mundo fuertemente heteropatriarcal (y nos hemos criado en uno). No es factible que el hombre quede «por debajo» físicamente de la mujer más fuerte, y mucho menos que éste sea «un llorón». Porque los hombres, ya se sabe, no deben llorar. De este modo, 9S ha de ser algo así como el hijo o el hermanito menor de 2B. ¿Qué es eso de que en una relación romántica entre miembros de distinto sexo él cumpla el papel que debería pertenecer a ella, y viceversa? Nah, entonces es que al hombre le falta crecer, ha de ser un niño, y la mujer está para cuidarlo o protegerlo hasta que se convierta en un hombre «de los de verdad». De ningún modo es que dos adultos, hombre y mujer, puedan desempeñarse así. Poco importa que 9S dé pocas muestras a lo largo del juego de que tiene poco y nada de niño, diseño «shota» aparte.

2B y 9S no son una rareza en el mundo de NieR Automata: todas las androides de lucha (o asesinas) que vamos encontrándonos son mujeres, mientras que los modelos S («Scanner», de búsqueda y rastreo) son hombres con el mismo frágil aspecto. ¿Se trataría entonces de un matriarcado? Difícil decirlo cuando hablamos de máquinas y androides, pero a la postre la Comandante es una mujer y la líder de uno de los reductos guerrilleros, Anémona, también lo es. De hecho, quitando a Pascal (del que hablaremos) y a Adán y Eva (que no tienen género propiamente dicho), no recordamos a ningún hombre-líder en la historia, salvo quizás «el rey del bosque» quien, aparte de máquina, es… ¿un bebé?

No es la primera vez que Yoko Taro explora las construcciones de género. En el primer NieR, Kainé, otro personaje con diseño altamente sexualizado, es al final un exponente de ambos sexos (biológicamente hablando); y en este Automata el robot Pascal utiliza pronombre masculino aunque tenga la voz de una mujer (concretamente la de Aoi Yuuki en la versión japonesa). El propio Taro ha asegurado que no le gusta seguir siempre una misma pauta y que procura alejarse de los cánones que le va marcando la industria.

No estoy intentando decir con esto que 9S está por debajo de 2B, ni viceversa, de hecho me parece que ambos mantienen una relación bastante fascinante (aunque ralle en lo obsesivo en varias ocasiones), al igual que me lo resulta esta especie de «inversión de construcciones de género». E incluso yo siempre afirmo que el verdadero protagonista de la historia es 9S (es al menos el personaje que mayor evolución se marca y el que creo que más conduce la narrativa). Tampoco estoy pretendiendo poner a NieR Automata como ejemplo de ruptura con el heteropatriarcado, porque no creo que ese fuera (ni mucho menos) el objetivo de Yoko Taro, sino más bien el de explorar. La idea era más bien expresarme sobre este aspecto de esta maravilla que es NieR Automata y sus personajes.

Artículos relacionados:

Resumen de los relatos narrados en los conciertos de Nier Automata en Japón

¿Sueñan los androides de Nier Automata con ovejas eléctricas?