Qué nos cuenta la Guía Visual de Rogue One: Una historia de Star Wars sobre sus personajes

Son fechas estas de hacerse regalos (mira hacia la tienda***) y uno muy bueno, especialmente si sois fanáticos de la saga creada por George Lucas, es la Guía Visual oficial de la última entrega de la franquicia, Rogue One: Una historia de Star Wars, escrita por Pablo Hidalgo y con preciosas ilustraciones y fotos a todo color de Kemp Remillard.

Lo mejor de este tipo de guías es la asombrosa cantidad de información adicional que te aportan sobre los personajes, planetas y acontecimientos que aparecen durante la película. Nosotros, que al fin tenemos nuestras manos en ella (en serio, MUY recomendable), no podemos más que hacer un resumen de los datos más curiosos que hallamos entre sus páginas sobre Jyn, Cassian, Chirrut y los demás. Por cierto, avisamos de SPOILERS para quienes no hayan visto la película.

Sobre Jyn Erso

Tiene 21 años en Rogue One, nació en el planeta Vallt y mide 1,60 m. Hija de Galen (científico) y Lyra (geóloga) Erso, ambos se vieron obligados a colaborar con el Imperio (en concreto con Orson Krennic) en el planeta Coruscant. Allí, mientras Galen avanzaba en sus estudios sobre los cristales Kyber, Lyra empezó a recelar de las verdaderas intenciones del Imperio, descubriendo la terrorífica verdad. Por eso, ambos huyeron con su hija al planeta Lah´mu, apenas habitado por 500 personas debido a la escasa colonización. La vida en dicho lugar era tranquila, modesta y pacífica, subsistiendo a base de autoabastecimiento agrícola.

rogue-one-guia-visual3

La vida de Jyn, totalmente protegida por sus padres, dio un vuelco a la edad de 8 años, cuando Krennic apareció en Lah´mu para llevarse de vuelta a Galen. Allí, Jyn fue rescatada por un viejo amigo paterno: el guerrillero Saw Guerrera. Éste se la llevó consigo y la entrenó en el combate por y para la causa de la rebelión hasta que a los 16 años la abandonó «por su propio bien».

El resto, como sabemos, ya es historia.

Sobre Cassian Andor

Tiene 26 años durante los acontecimientos de Rogue One, su nombre completo es Cassian Jeron Andor, nació en el planeta Fest (Borde Exterior) y mide 1,78 m. Quedó huérfano a muy temprana edad, ya que su padre murió durante una protesta contra la expansión militar de la República (Guerras Clon) en la base militar de Carida. Al poco tiempo Cassian decidió unirse a movimientos separatistas y anarquistas, tirando botellas y piedras a los soldados clon de la República.

Al crecer fue reclutado por la Rebelión para unirse a sus filas, donde pronto fue reconocido por su sangre fría y su capacidad de acción hasta en los momentos más críticos. Pasó a formar parte del servicio de inteligencia, donde realizó todo tipo de golpes, desde el sabotaje hasta asesinatos. Durante sus misiones llevó varios alias: Willix, Aach, Joreth Sward, Fulcrum.

rogue-one-guia-visual4

Sobre K-2SO

Este droide fue fabricado por industrias Arakyd hace 12 años en el planeta Vulpter. Su diseño está inspirado en el de los atletas, puesto que la línea KX (de donde procede K-2SO) fue creada con la idea de que fueran droides «de seguridad». Sin embargo, su versatilidad ha sido muy útil para el Imperio, que los emplea asimismo para la carga o el pilotaje, entre otros. K-2SO también formó parte de las filas del Imperio hasta que fue encontrado por Cassian, quien lo reprogramó. Ahora sirve a la Alianza Rebelde, teniendo una relación más estrecha con el capitán Andor.

Sobre Bodhi Rook

Tiene 25 años, nació en la luna Jedha y mide 1,72 m. Su lugar natal, punto de peregrinación de varias religiones y donde se cree que aparecieron los primeros jedis, cayó en decadencia una vez lo ocupó el Imperio, debido a su riqueza en cristales Kyber. Debido a esta explotación sin mesura (para la construcción de la Estrella de la Muerte), Jedha se ha visto oprimido, al igual que sus habitantes. No es extraño que éstos acepten cualquier trabajo escasamente remunerado, o se dediquen a actividades delictivas, para poder sobrevivir. Bodhi creció en medio de todo este panorama, llegando a ser un piloto al servicio del Imperio. Su principal tarea era conducir una nave extractora y transportadora de cristales Kyber a Eadu. Allí fue donde conoció al doctor Galen Erso y descubrió la terrible verdad, por lo que empezó a tener una crisis de conciencia. Finalmente, y con ayuda de Galen, acabó desertando del Imperio para unirse a la Alianza Rebelde.

rogue-one-guia-visual5

Sobre Chirrut Îmwe

Tiene 52 años, es natural de Jedha y mide 1,73 m. Pertenece a la casi extinta orden de los Guardianes de los Whills, encargados de proteger el Templo del Kyber en la Ciudad Sagrada de Jedha. Esta orden se encuentra estrechamente vinculada a los orígenes de los Jedi, a pesar de que hay varias teorías sobre cuál surgió primero. En cualquier caso Chirrut es un hombre extremadamente creyente, quien sostiene que todo se encuentra unido por la Fuerza (no se especifica si él mismo es sensible a la Fuerza, se indica que «APARENTEMENTE no»). Perdió la vista en algún momento de su vida, pero esto no le imposibilitó para seguir siendo un letal guerrero, puesto que su enorme disciplina y fuerza de voluntad le llevaron a aprender y perfeccionar un arte marcial tradicional de Jedha: el zama-shiwo («ojo interior de la mano exterior»). Éste consiste en controlara la perfección la postura, el contacto y las funciones internas del cuerpo.

Sobre Baze Malbus

Tiene 53 años, es natural de Jedha y mide 1,80 m. Al igual que su compañero Chirrut, se trataba de un Guardián de Whills, pero los constantes varapalos y ocupaciones por parte del Imperio le han hecho volverse cada vez más pragmático y rencoroso, a pesar de poseer un gran sentido del humor (negro). Odia profundamente al Imperio y le da igual unirse a Saw Guerrera o a la Alianza Rebelde con tal de disparar contra ellos.

rogue-one-guia-visual6

Sobre Saw Guerrera

Este guerrillero de edad desconocida y natal de Onderon es considerado un loco, extremista y/o terrorista por varios, pero a él le resulta indiferente. Cuando estalló la Guerra Civil en Onderon, él y su hermana Steela fueron entrenados por los jedis para liderar la insurrección. Tras ser capturado y torturado por el bando contrario, el carácter de Saw se trastornó cada vez más. La muerte de su hermana no hizo más que empeorar las cosas, apuntando a la radicalización. Saw ha practicado torturas y asesinatos a su vez, lo que ha causado enfrentamientos con la Alianza Rebelde.

Sobre Orson Krennic

Tiene 51 años, nació en el planeta Lexrul (en la ciudad de Sativran) y mide 1,80 m. Desde muy joven ya daba muestras de su enorme talento, por lo que fue reclutado en el Programa de Activos Futuros de Brentaal, donde se especializó en la arquitectura y coincidió con Galen Erso. Su facilidad para manipular formas se equiparaba a la que tenía para manipular personas. Conoció al resto de la familia Erso durante las Guerras Clon, a los que salvó y les hizo creer que se encontraban en deuda. Ya en el Imperio, ascendió a Director de Investigación de Armas Avanzadas y posteriormente entró al Servicio de Inteligencia, desde donde se dedicó a perseguir a la familia Erso. Su mayor ambición siempre ha sido la construcción de una gran arma, la Estrella de la Muerte, de la cual depende su reputación.

rogue-one-guia-visual2

Sobre Darth Vader

Poco más que añadir sobre él que no sepamos ya. Tiene 41 años en Rogue One y, como vemos en la película, tiene su castillo en Mustafar por orden expresa del Emperador. Allí le atiende y sirve fielmente Vanée (el encapuchado que aparece también en la cinta).

Sobre Galen Erso

Su nombre completo es Galen Walton Erso, tiene 55 años, nació en el planeta Grange y mide 1,83 m. Proviene de una familia de clase obrera, con escasos medios, por lo que desde niño enfocó su talento para la química, la música y la física en el objetivo de eliminar las barreras entre ricos y pobres y la desigualdad de recursos. Conoció a Krennic en el Programa de Activos Futuros de Brentaal, donde ambos formaron un buen equipo, a pesar de la timidez de Galen y lo manipulador de Orson. Con el paso del tiempo, ambos volvieron a encontrarse y Krennic convenció a Erso para que se uniera al Proyecto Poder Celestial, con el supuesto objetivo de ayudara la galaxia a recuperarse de las Guerras Clon. Allí es donde Galen continuó con su investigación de los cristales Kyber… hasta que descubrió la terrible verdad.

Hasta aquí la recopilación de datos (algunos, bastantes, nuevos) habidos sobre los personajes principales de Rogue One: Una historia de Star Wars. Lo que no quita que la Guía Visual contenga MUCHÍSIMA más información sobre todo lo demás. Y cuando ponemos todo queremos decir TODO. Desde naves, planetas, nuevos soldados, los juguetes de Jyn… En definitiva, una delicia que no puedes dejar pasar (sobre todo si disfrutaste de la película).

rogue-one-guia-visual7

Rogue One: Una historia de Star Wars. Crítica sin Spoilers

Desde que Disney comprase Lucasfilm, se decidió que habría una película por año de la mítica franquicia creada por George Lucas. Muchos se (nos) mostraron escépticos con esta decisión, pensando que la fórmula terminaría agotándose y todos acabaríamos bastante hartos de aquellas letras que rezan «En una galaxia muy, muy lejana…». Es probable que el dicho hartazgo termine llegando, pero no será Rogue One: Una historia de Star Wars la culpable. 

La cinta que nos ocupa es la primera en formar parte de una serie de spin-offs que se compilan dentro del título Star Wars: Antologías y que se encargan de narrar aspectos colaterales de las películas numeradas y que ocupan las trilogías principales. Para esta complicada misión han decidido poner detrás de las cámaras a Gareth Edwards (Monsters, Godzilla), aunque para las ya famosas escenas que se tuvieron que volver a rodar también contaron con la ayuda de Tony Gilroy (El legado de Bourne), quien a su vez firma el guión. Desde ya podemos avisar que se puede respirar tranquilamente: no se percibe el cambio de la mano de director, o al menos la película no sufre ningún altibajo brusco, que ya es de agradecer. Probablemente (o así se rumoreaba), Disney quiso endulzar un poco el tono de la cinta, de por sí ya bastante oscuro. Y es que nos encontramos ante, probablemente, la película más cruda de todo Star Wars (puede que solamente superada por ciertos fragmentos de La venganza de los Sith).

Rogue One: A Star Wars Story Cassian Andor (Diego Luna) Ph: Jonathan Olley �Lucasfilm LFL 2016.

La historia que se nos presenta de tal manera: situada justo antes de Star Wars: Una nueva esperanza (la primera de todas, estrenada allá por el año 1977), Rogue One nos cuenta cómo un grupo de rebeldes pudo robarle al Imperio los planos que indicarían el único punto débil de la Estrella de la Muerte. Sin soltar spoilers, para empezar esta película ya se encarga de solucionar uno de los mayores vacíos argumentales de la historia de La guerra de las galaxias, y además lo hace de forma convincente, por lo que ya solo por eso merece nuestro agradecimiento. Además, en el camino nos va presentando nuevos y jugosos personajes, alejados (al fin) de controvertidos y traumatizados linajes. Jyn Erso (Felicity Jones) es aquí la protagonista, sobresaliendo algo más que el resto. Como tal cumple sobradamente, alejándose bastante del convenio de perfecciones que era/es Rey (aunque la sigamos adorando, eso no quita lo Mary Sue) y dejándonos a un personaje femenino fuerte y vulnerable a la vez (no veréis escenas tipo «¡No me agarres de la mano!» en los primeros diez minutos de película, no os preocupéis).

No por tener algo más de relevancia deja al resto de personajes atrás, acompañándola en el camino el capitán Cassian Andor (Diego Luna), un rebelde bastante más cabreado de lo que parecía en los tráilers (por suerte, a nuestro gusto) y el droide imperial (ahora reprogramado por Cassian) K2SO (Alan Tudyk), uno de los grandes aciertos de la película. A este trío calavera se les suman Chirrut (Donnie Yen), una especie de guerrero místico también muy acertado; Baze (Wen Jiang), compañero de éste último y con quien forma una muy buena química; y Bodhi (Riz Ahmed), un ex piloto del Imperio con más peso argumental del que parece inicialmente. Completan el elenco Saw Guerrera (Forest Whitaker), un viejo conocido de la serie animada y que muestra la cara más radical de la Rebelión; Galen Erso (Mads Mikkelsen), el padre de Jyn, muy vinculado a la construcción de la Estrella de la Muerte y Orson Krennic (Ben Mendelsohn), el nuevo villano y quien se encuentra detrás de la idea de la creación de un enorme arma imperial. Lamentablemente, los dos últimos personajes, si bien son interpretados por grandes actores, son los que se encuentran más desdibujados. Galen porque no tiene apenas tiempo para lucirse, y Krennic porque… bueno, porque claramente se ve ensombrecido por la presencia de Darth Vader (que en versión original sigue contando con la voz de James Earl Jones, desconociendo quién habrá sido el elegido para sustituir a Constantino Romero en la versión española) y por cierta cara conocida que se deja ver bastante por el metraje de la cinta.

rogue-one-ew

Porque si algo rebosa Rogue One por todos sus costados es su amor por Star Wars, percibiéndose rápidamente que la ha dirigido un gran fan de la saga. Cameos y guiños (no solo de la trilogía principal) aparte, las escenografías se encuentran tan cuidadas, tan repletas de detalle, que es fácil que se nos escape algo. Los planetas de Rogue One se hallan poblados por multitud de alienígenas de distintas formas y tamaños, además de rincones oscuros y otros no tanto. No por ello se abusa del ordenador (como hiciera Lucas con las precuelas), sino al contrario: los seres que caminan por estos mundos se perciben con vida, son «reales». Unos nos resultarán familiares y otros en cambio serán totalmente nuevos, pero en cualquier caso es una variedad que se agradece, porque sobre todo enriquece este fantástico universo. Podemos decir claramente que la fotografía, las maquetas, el arte, todo lo que rodea a la ambientación de Rogue One es absolutamente maravilloso.

Sin embargo, no todo es color de rosa. La narrativa, si bien trepidante, peca de serlo quizás DEMASIADO. Que da la sensación de que están pasando muchas cosas y muy deprisa (casi) todo el tiempo, vaya. Esto causa la sensación de que las relaciones entre los personajes, si bien se quieren y desprenden química, no siempre resultan del todo creíbles. De todos modos, un fallo menor dentro de algo más grande. Y es que Disney, sorprendentemente, aquí arriesga. No vamos a decir que nos encontramos ante una película bélica, cuando la parte más centrada en dicho género ocupa solo unos (varios) minutos, pero sí una cinta de aventuras que sorprende, especialmente en su desenlace. Cierta escena (muy bien llevada, por cierto) incluso nos acerca más a una película de terror. Por ello, pensamos que, por esta vez, Star Wars no es para niños muy pequeños (sí para niños, a secas, tampoco es que Disney se haya vuelto ahora Wes Craven).

jyn-cassian2

En definitiva, Rogue One: Una historia de Star Wars es un enorme tributo al Star Wars de Lucas, pero al de la trilogía original, con nuevos planetas y rincones por descubrir, personajes que, si bien son «los buenos» y «los malos», también poseen sus claroscuros, droides carismáticos (y con personalidad, que no solo sirven para vender merchandising) y combates aéreos apoteósicos. No por nada, al dueño del Skywalker Ranch le gustó esta película bastante más que El despertar de la Fuerza.

P.D.: Hoy, día 16 de diciembre, os recordamos que tenemos una cita durante la proyección de la película, donde además sortearemos merchandising entre los asistentes. Entradas a 7,90 por aquí.