Aquaman: DC resurge desde el oceáno

Con Aquaman tenemos una vuelta asegurada hacia las buenas y sustanciales películas de DC. Ya hemos hablado anteriormente de que, a diferencia del lento cocinado de Marvel, DC ha trabajado con no escasos baches para estar a la par de su competidor más directo. El camino correcto hacia cierta resurrección de DC lo dejó Patty Jenkins con Wonder Woman.

La idea de realizar este largometraje viene de por lo menos 10 años atrás. El proyecto sufrió un sinfín de reveses, ya que en un principio iba a ser Leonardo DiCaprio el protagonista (quien inicialmente también iba a producir la película).

Dirigida finalmente por el malayo James Wan, quien sorprende gratamente saliendo de su zona de confort que son las cintas de terror y suspense, la película cumple sus expectativas con un guión algo simple, pero inevitablemente abusando un poco de los efectos especiales y el CGI, lo que es habitual en este tipo de productos. Sin tener un ritmo frenético, la película resulta interesante para alguien que no está sumergido en el universo del Rey de los Siete Mares y a su vez es un conjunto de merecidos homenajes y guiños para quien sí conoce un poco más al personaje.

La premisa de la película abre el argumento en que la reina Attlana (encarnada por una eficiente Nicole Kidman) yace malherida en las orillas cerca donde vive y trabaja Thomas Curry (Temuera Morrison), el cuidador del faro. Después de brindarle los debidos cuidados, ambos caen en las redes mutuas del amor y de esta unión nace Arthur (Jason Momoa). Los primeros años transcurren idílicamente hasta que es llevada contra su voluntad nuevamente hacia las profundidades del océano.

Arthur crece sabiendo que es especial, pero rechazando sus poderes y dándolo todo para vivir una vida mundana y simple junto con su padre. Poco sabe él que su poder es la llave de paz entre el mundo marino y el terrestre.

Aunque ya hemos mencionado que el guión es simple y hay de alguna manera un abuso no disimulado de los efectos especiales, estos últimos son para destacar. La gravedad del agua y cómo afecta al habla de los personajes y sus ropas y el detalle de toda la ambientación marina son para resaltar.

ACIERTOS

Elenco: Es un conjunto que llama la atención, desde el casting de Nicole Kidman hasta Willem Dafoe, pasando por Dolph Lundgren, Temuera Morrison y Patrick Wilson (actor fetiche de James Wan), entre otros

Nicole Kidman: Ya fue parte del universo del cómic en la olvidable contribución por parte Joel Schumacher, Batman Forever, con un papel secundario encarnando a la doctora Chase Meridian. Obtiene su merecida redención aquí como la reina Attlana, una mujer de armas tomar.

Apuesta fuerte: Aquaman, junto con Wonder Woman, ha demostrado que tiene elementos varios para darle un respiro al universo cinematográfico de DC en cuanto a anteriores tropiezos.

Desparpajo: James Wan hizo el personaje a la medida de Jason Momoa, quien con su desfachatez y su improvisación logra ser uno de los puntos más fuertes de la película.

DESACIERTOS

Guión: Se sabe que la finalidad de este tipo de largometrajes es la del entretenimiento puro y duro, pero esto no justifica cierta pobreza en el guión, sin profundidad y hasta de momentos muy previsibles.

Reacción tardía: Parecemos el perro del hortelano, habiendo mencionado alguna vez que ya bien podría DC copiar en ciertos aspectos la fórmula segura, sin embargo, repetitiva, que tanto éxito ha dado a Marvel. Creemos que el camino se abrió con la cinta amazónica de Gal Gadot y por fin James Wan, junto a Jason Momoa, por fin le siguieron la huella.

Justas y certeras cuotas de humor y el tono bonachón y campechano que el protagonista aporta junto muchos otros factores más positivos que negativos dan la pauta de que Warner y DC se dieron cuenta de cuál es el camino correcto para que el barco, nunca mejor dicho en este caso, llegue a buen puerto. Esperemos que Shazam!, de próximo estreno y buenos augurios de “performance”, termine de cerrar esta incertidumbre de una vez por todas.

La Liga de la Justicia es un buen entretenimiento que no innova

Tras un proceso de filmación plagado de trágicos contratiempos tales como el lamentable suicidio de Autumn Snyder, hija del realizador, el consecuente y lógico abandono en la dirección por parte de Zack Snyder y el reemplazo y la refilmación de algunas escenas por parte de Joss Whedon, así como el bigote de Henry Cavill (Superman), que resultó ser hasta ahora el mostacho más caro de la historia del cine, podemos y debemos hacer la crítica de esta película que no resulta ser mala ni aburrida, pero como siempre se queda a mitad de camino.

Si bien es evidente que Warner Bros/DC corre con una gran desventaja en cuanto a asentamiento y asimilación de sus productos con respecto a Marvel, La Liga de la Justicia es una película, que a pesar de los ya remanidos vicios de Zack Snyder, entretiene y cumple sin más su cometido.

La fórmula de la película, sin querer o tal vez queriendo, remite a las de su casa competidora. En el universo de Marvel son las seis Gemas del Infinito para controlar el universo y en el universo DC son las tres cajas madre que sirven para controlar la energía de todos los planetas.

Las nuevas adiciones estelares las conforman Ezra Miller como The Flash, quien juega un papel correcto, pero creo que por cuestión uno prefiere a Grant Gustin. Tenemos también a Jason Momoa como AquamanRay Fisher como Cyborg, siendo estos dos últimos los que ya están en proceso de filmar sus respectivas películas individuales.

Ciarán Hinds compone un villano que, como Ultron de Marvel, apoya toda su maldad en la voz así como James Spader lo hiciese en su momento. El punto de esta comparación es dejar al descubierto que, aunque Marvel ya le haya de alguna manera marcado el camino, DC no sabe aprovechar las pautas o huellas ya dejadas e innovar desde allí.

Lamentablemente, tras la magnífica trilogía de Batman con el binomio Nolan/Bale, DC no supo coger el guante del buen empujón que ésta supo darle a sus productos. Si bien la película cumple y entretiene, creo que los vicios de Zack Snyder ya le generan cierto lastre innecesario. Vicios tales como la innecesaria y cansina cámara lenta que supo ser caballito de batalla en la década del 2000 con la pionera Matrix y sus secuelas. Pero como bien reza el refrán: “Lo poco agrada y lo mucho cansa”.

Otro vicio recurrente en la visión de Snyder es la inclusión permanente de ese color sepia tirando a oscuro, marcando la ominosa maldad y que, después de vencer al villano de turno, el cielo se aclara y las florecitas se afanan por resurgir en una tierra que fue árida e inhóspita hasta justo ese mismo momento.

Huelga mencionar que faltan otros componentes de La Liga de la Justicia que no aparecen, como Linterna Verde o Detective Marciano. Quizás por el sonado traspié de Ryan Reynolds y la consecuente identificación de Deadpool de Marvel, provocó que hayan querido apostar a lo seguro y una vez más no arriesgar todas sus fichas para mejorar el producto.

VIRTUDES

  • Esta película ofrece cierta redención al universo DC tras el paso en falso que significó Batman v Superman.
  • Esta cinta abre la puerta a la profundización de los personajes con sus respectivos largometrajes.
  • Gratas sorpresas tuve con las interpretaciones de Jason Momoa y Ray Fisher.
  • Siguiendo nuevamente el émulo de Marvel y sus Vengadores, han sabido darle una sensación de «conjunto» a todo el grupo que conforma La Liga de la Justicia.

DEFECTOS

  • Me molesta que DC todavía no encuentre la fórmula para hacer una película sin fallas evidentes. Busca tal vez una solemnidad y trascendencia en donde no debe buscarla, que es este tipo de películas (a no ser que quieran apostar en serio, como el citado Batman de Nolan o Logan). Es por eso que, entre otros motivos, Marvel le lleve una clara ventaja.
  • Que la base del villano siempre esté en algún perdido lugar de Rusia (o zona sovuética) me cansa e indigna por la falta de creatividad (¿y por qué siempre aparece reflejado como un lugar pobre, inhóspito y nuclear? Ni que fuese Chernóbil…).
  • No niego que Zack Snyder es un buen director, pero nos tiene de rehenes con sus vicios repetitivos hasta el cansancio.

¡ALERTA! SPOILERS

La resurrección de Superman es inevitable, pero esto no tiene que significar que el kryptoniano resuelva todos los problemas o que sea la solución divina a todos los contratiempos. Pues Superman resuelve y evoca a toda epifanía como puede apreciarse en su regreso triunfal, eliminando con ello toda posible sensación de amenaza.

Cinco grandres influencias de Blade Runner

Blade Runner (Ridley Scott, 1982) se ha convertido por méritos propios en una cinta de culto dentro del género de la ciencia-ficción. Basada en el libro ¿Sueñan los robots con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick, lo cierto es que poco podemos escribir de ella que no se haya escrito ya.

Máxime ahora, con el estreno (el 6 de octubre en España) de la secuela Blade Runner 2049 a la vuelta de la esquina. Pero lo que sí queremos hacer es un repaso por cinco obras en las que se percibe clarísimamente la influencia de este hito, en parte porque son títulos por los que a su vez tenemos especial debilidad.

Cowboy Bebop (Shinichiro Watanabe, 1998)


Otra obra considerada de culto, esta vez dentro del mundo del anime, es la que nos ocupa. Esta serie de 26 episodios dirigida por Watanabe desprende Blade Runner por sus cuatro costados, pero lo hace especialmente en su ambientación (no es en la Tierra, como la de Scott, sino en otros planetas, pero lo que resulta más llamativo es su constante deje melancólico), su banda sonora (Blade Runner bebe bastante del jazz, así como Cowboy Bebop, que por cierto es un subgénero dentro del estilo) y su protagonista (aunque, no sé aún bien por qué, se me hace más Spike Gosling que Ford). Además, ambas mezclan estupendamente la realidad y el suspense propio del thriller con elementos oníricos.

El propio Watanabe es de hecho el director de uno de los cortos precuela de Blade Runner 2049, concretamente el titulado Black Out 2022, en cuyo avance admite la influencia que ha ejercido sobre su obra la de Ridley Scott.

Final Fantasy IX (Hiroyuki Ito, 2000)


Aquí tenemos un ejemplo basado más en lo argumental que en el estilo, y es que este videojuego de Squaresoft podría perfectamente titularse ¿Sueñan los genómidos con moguris eléctricos? El asunto existencial es la principal línea argumental de la novena entrega de esta franquicia, representado no solamente a través de Yitán, sino también de Vivi y los magos negros.

Pero en donde personalmente encuentro una mayor similitud entre ambas es en sus antagonistas. Roy (Rutger Hauer) y Kuja, replicante y genómido, respectivamente, que viven aterrorizados ante la idea de que un buen día, simplememte, dejarán de funcionar. Yitán y sobre todo Vivi también aprenden a hacer frente a este miedo de lo que vendría a ser la muerte, pero solo Kuja se revela ante él, al igual que Roy. La similitud cobra aún mayor envergadura si se confirmase (o se cree) en la teoría de que Deckard es un replicante, al igual que Yitán un genómido.

Ghost in the Shell (Mamoru Oshii, 1995)

Para los fans, tiene que resultar fácilmente perceptible la influencia que ha ejercido Blade Runner sobre el anime, como decíamos y especialmente en el apartado del estilo. Uno de los máximos exponentes de ello es Ghost in the Shell, nuevamente otra obra considerada de culto.

En Ghost in the Shell nos encontramos también una atmósfera futurista (y esta vez en la Tierra), con grandes anuncios y luces de neón y androides que conviven junto a humanos. Aspectos como la humanidad, el existencialismo y el avance tecnológico imparable son aquí tratados con grandes dosis de pseudofilosofía. Por otro lado, la ambientación oscura y lúgubre están aquí a la orden del día.

Hemos elegido hacer referencia especial a la película de 1995 porque creemos que es donde más se aprecian las similitudes con Blade Runner, aunque sus temas base siguen siendo abarcados tanto en el manga de Masamune Shirow como en las series de anime posteriores.

Pris-Harley Quinn

Hay varias teorías sobre el origen de esta famosa villana de Batman, creada por Paul Dini y Bruce Timm para la serie animada de la década de 1990. Lo cierto es que las similitudes entre ella y la replicante Pris (interpretada por Daryl Hannah) son fácilmente apreciables, tanto en diseño como en personalidad.

Para empezar, y por muy impopular que resulte decirlo en estos días, tanto Pris (la de la película) como Harley fueron concebidas como «las novias de los villanos». La primera lo es de Roy y la segunda (lo era) del Joker. También tienen un diseño de chica rubia y aparentemente delicada que no corresponde con la realidad, ya que en el fondo resultan hábiles luchadoras, principalmente por su agilidad y acrobacias. En personalidad, evidentemente hemos visto más matices de Harley, pero a Pris se nos muestra en la película como una replicante con un lado dulce y juguetón, que al ser asesinada por Deckard patalea porque no quiere morir.

P.D.: Roy se preocupa más en 5 minutos por su novia que el Joker en varias décadas por la suya.

Bubblegum Crisis (Katsuhito Akiyama y varios, 1985-)

Este anime, que fue concebido como una serie de 13 episodios, luego reducidos a ocho, más tarde teniendo varias secuelas debido a su éxito, es quizás donde es más descarada la influencia de Blade Runner. Nos encontramos en Tokio en el año 2032, con la capital nipona habiendo sido devastada por un gran terremoto. En medio de esta sociedad, tecnológica y fragmentada, encontramos a un comando de cuatro mercenarias que ayuda a la policía a atrapar y frenar a los robots que se han salido de control.

La inspiración aquí claramente no viene solo del estilo (muy cyberpunk), y el argumento (robots descontrolados y policías que los persiguen), sino también de referencias absolutamente directas en los nombres, como ese grupo denominado «Pris y los replicantes». En definitiva, toda una oda a la película de Ridley Scott en ambientación, historia y diseños. Tanto es así, que hace unos pocos años un fan imaginó cómo sería Blade Runner en versión anime realizando un montaje con imágenes extraídas directamente de Bubblegum Crisis.

Wonder Woman (2017): Un respiro para el universo cinematográfico DC

Somos muy afortunados por tener la inestimable colaboración de un amigo y redactor desde Buenos Aires, Argentina. Es allí donde la película se estrenó el 2 de junio de 2017, ya que en España, recién se estrenará el próximo 23 de junio. Es por eso que nuestro querido Juan Martín Muiño, nos brinda una crítica anticipada y SIN SPOILERS de Wonder Woman.

El universo DC ha tenido una serie de traspiés a la hora de llevar a sus más grandes héroes al cine. Los últimos ejemplos de este hecho fueron la muy esperada Batman versus Superman (Zack Snyder, 2016) y Escuadrón Suicida (Suicide Squad, David Ayer, 2016), películas muy desacreditadas por la crítica y los espectadores, obviamente no por la horda de fan boys. En esta oportunidad los fanáticos de DC Cómics pueden dormir tranquilos, y no es poca cosa ya que sobre los hombros de la Mujer Maravilla (Wonder Woman, Patty Jenkins, 2017) recaía, no sólo el peso de salvar al mundo, sino también el de salvar a Warner y a DC. Y ella lo logró con gracia, emoción y diversión.

Todo comienza con una fórmula ya conocida y recorrida: el origen del superhéroe. Pero por suerte en este caso todo fluye y nos encontramos con una película que entusiasma, que sumerge al espectador en el mundo de las amazonas y la historia de la princesa Diana de una manera natural y atractiva. La protagonista está muy bien presentada, esconde una historia oculta y es carismática, tanto de pequeña (interpretada por una jovencísima Lilly Aspell) como de grande (la ya popular Gal Gadot), con lo cual atrapa y genera ganas de conocerla.

Ya en los primeros minutos empiezan las secuencias de acción. Las poderosas habitantes de la isla Themiscyra nos regalan peleas bien concebidas, dinámicas y emocionantes, una prueba de lo que el film nos tiene preparado. Y al hablar de lo que la cinta depara no nos referimos únicamente a los momentos de más adrenalina, sino también a la concepción de la mujer como personaje central, empoderado como líder y agente de cambio. Una idea muy contemporánea pero ambientada en la Primera Guerra Mundial, en un entorno misógino, que refresca un género cinematográfico dominado por figuras masculinas.

Atrás quedaron las críticas sobre la elección de Gal Gadot para interpretar al personaje. Podríamos intentar reflexionar en este punto, cuánto afecto al personaje, y a la propia actriz, que haya sido presentada en la película de Batman versus Superman. Las dudas fueron aplastadas, porque la actriz israelí le da vida a una heroína atlética y segura de sí misma, que tiene la ingenuidad de quien descubre un mundo nuevo y el optimismo necesario para mejorarlo. Es fundamental para entender la creación de esta impecable Mujer Maravilla, destacar el personaje de Steve Trevor (Chris Pine) y la atrapante química que genera la relación entre ambos en la pantalla, sorpresa que probablemente nadie esperaba.

Después de poco más de dos horas dinámicas y entretenidas, quizás el cierre no estuvo a la altura. Nos encontramos con un enfrentamiento final que da la sensación de ya haber sido visto en otras películas de acción, con imágenes mesiánicas que el personaje no necesitaba para afirmarse en el cielo de los superhéroes. Igualmente, el buen film de la directora Patty Jenkins no se ve afectado en absoluto. Warner por fin nos ofrece una película con la dosis justa de acción, humor y heroísmo, perfecta para que el vapuleado universo DC consiga algo de calma para seguir trabajando en los futuros proyectos. Luego de films de mala calidad, como Escuadrón Suicida y Batman versus Superman, donde se descubren, sin buscar mucho, múltiples problemas narrativos; esperamos que la película de la Mujer Maravilla sea el primero de muchos pasos en firme.

Por qué hacen falta más Wonder Woman

Cuando se estrenó Batman v Superman, de Zack Snyder, muchos esperaban ansiosos encontrarse, rodeado de apabullantes efectos especiales, el que sería el enfrentamiento del siglo. Batman y Superman, dos grandes superhéroes salidos de DC Cómics, ambos son prácticamente el emblema de la casa. Dudamos mucho que haya alguien en el mundo (occidental) que no los conozca. Sin embargo, lo que acabó destacando más en la mencionada cinta (sorpresa positiva de Ben Affleck aparte) fue Wonder Woman (también conocida como Chica Maravillosa en algunos países hispano parlantes). El personaje, ahora interpretado por Gal Gadot (Too Fast Too Furious), pasaba como de puntillas por la historia: aparecía repentinamente como una especie de espía y no sabemos exactamente con qué objetivo para, al final, unirse a la batalla contra el malo (deforme) y ayudar a derrotarlo junto a los dos héroes a los que hace mención el título. Puede que aparezca tan solo diez minutos en total, pero (en una película considerada más bien mediocre por una buena parte de la crítica y del público) fueron suficientes para que Gal Gadot convenciera y, qué diablos, al final fuese incluso mejor que el mismísimo Superman. Al menos en cuanto a carisma.

Ahora se está realizando una película en solitario de Wonder Woman, Liga de la Justicia aparte (donde también tendrá un papel principal), que se estrenará en junio del 2017. Ya van saliendo algunos tráilers, bastante prometedores (la fotografía me tiene maravillada), a pesar de las evidentes similitudes con Capitán América: El primer Vengador. Servidora espera que triunfe, no por ser fanática de DC (mis superhéroes favoritos dentro del cómic americano siempre han sido los X-Men), sino por lo desconocido que ha sido hasta ahora el personaje para las masas, especialmente si la comparamos con los citados Batman, Superman o los añadidos Spiderman, Lobezno/Wolverine o Iron-Man (que, dicho sea de paso, le debe mucha de su fama reciente a Robert Downey Jr.).

la-liga-de-la-justicia

Cuando yo era niña (y eso no fue hace tanto tiempo) no había iconos o referentes femeninos procedentes del mundo de la fantasía o ciencia ficción. Sí, sé que existían las enormes Ellen Ripley o Sarah Connor, pero ambas formaban parte de un mundo donde, a la postre, lo que más destacaba era el ser del título (Alien y Terminator). También sé que estaban las princesas Disney, que no pueden estar más esquematizadas y representar con más fuerza todo lo que supone la construcción de género. Como yo de pequeña era bastante «marimacho», en el sentido de que pasaba de las muñecas y el rosa y en cambio me volcaba con Dragon Ball o Saint Seiya (Caballeros del Zodiaco), siempre me quedaba un poco descolocada. Cuando jugábamos a los muñecos, o a las peleas en la calle con nuestros amigos y amigas, siempre había que elegir simular el papel de un personaje masculino: con suerte podías llegar a ser Vegeta, o Robin, o Gambito. No me sentía nada identificada con el mundo de las princesas (lo cierto es que en las cintas Disney siempre solía ir con el villano) ni tampoco había superheroínas realmente conocidas que llegaran a nuestro imaginario colectivo de niños en los 90. Ser la princesa Leia no estaba mal con sus peinados estrafalarios, pero siendo realistas, lo que verdaderamente molaba era ser Luke o Han, o incluso Darth Vader. Cualquier cosa mejor que simular estar esperando en una Estrella de la Muerte o en una guarida de Jabba el Hut ficticios a que llegaran para rescatarte.

Vivimos en una época donde predomina lo políticamente correcto, es cierto. Muchas de estas nuevas representaciones no surgen con espontaneidad, sino para evitar mayores críticas de algunos colectivos (o recaudar dinero de ellos). Sin embargo, no todo es así, y Wonder Woman es prueba de ello. Para empezar, este personaje fue creado allá por el año 1941 (casi nada), surgiendo de la mente del Doctor William Moulton Marston, un eminente psicólogo de principios del siglo XX que llegó a inventar el primer detector de mentiras y que vivía en una relación poliamor con dos mujeres, las cuales sirvieron de inspiración para el personaje que estamos tratando. Marston pretendía el surgimiento de una superheroína a la par que Superman o Batman, que superase a sus enemigos más a través del poder del amor (entendido como sentimiento, no romántico o sexual) más que por el poder de los puños. Marston creía en la capacidad educativa que tenían los cómics, pero fue su mujer, la también psicóloga Elizabeth Holloway Marston, quien tuvo la idea de que fuese una mujer. Y así surgió Wonder Woman, Diana Prince, la Mujer Maravilla.

wonder-woman-poster

No obstante, como adelantábamos, este personaje no se difundió entre las masas y los colectivos imaginarios hasta recientemente. Es posible que en Estados Unidos sí resultase tan conocida como Batman (la verdad es que no lo sé; aunque lo dudo), pero por estos lares lo cierto es que nunca tomó especial protagonismo. Si bien se conocía su existencia, no sabías muy bien de quién se trataba o qué podía hacer. Yo siempre pensaba que era una especie de comparsa femenina de Superman, al más puro estilo Batgirl con El Hombre Murciélago.

Diana incluso tenía/tiene su propio «Lois Lane» masculino, que en la película será interpretado por Chris Pine (el nuevo Capitán Kirk en Star Trek), pero que, por algún motivo (no imagino cuál), algunos medios quisieron «ocultar»: ¿Qué es eso de un hombre, un reputado soldado para más señas, siendo rescatado una y otra vez por una mujer? ¡Vergüenza! Incluso en algunas adaptaciones han cambiado el papel de Steve Trevor (que así se llama el susodicho) por el de un señor más mayor y veterano de guerra, que servía como influencia (indirecta, a través de su madre) a Diana y las amazonas, pero nada de interés romántico, de chico que se enamora de chica mucho más poderosa. Cero salvación y rescate, el hombre siempre podrá cuidarse solo.

Por suerte eso está cambiando. Wonder Woman al fin está tomando forma, ya sabemos que es una superheroína independiente y con su propia serie, al igual que los otros grandes héroes de DC, ni por debajo ni por encima de ellos. Y eso me alegra. Independientemente de cómo termine saliendo la película (que espero que bien, claro está), me produce cierta ilusión pensar que las niñas de ahora a las que les guste más la acción que las muñecas (o no, porque normalmente siempre hay lugar y tiempo para todo, especialmente en el mundo de la imaginación y del juego) puedan elegir ser una superheroína de igual a igual con quien elija (o le toque) ser Superman. Que existen mujeres en el mundo de la ficción con sus propias aventuras, universos y dudas existenciales y que puedas sentirte orgullosa de que te toque ser una de ellas. Algo vamos avanzando. 

¿Qué posibilidades hay tras Escuadrón Suicida? SPOILERS

Como muchos sabrán (y, volvemos a avisar, habrá SPOILERS desde ya), el final de Escuadrón Suicida (Suicide Squad) deja la puerta abierta a varias y jugosas posibilidades. Veamos cuáles.

Hagamos un repaso: Harley Quinn y el resto del Escuadrón (salvo El Diablo) se ven de vuelta en prisión, cuando de pronto irrumpe el Joker (que, creían, había muerto en un asalto al helicóptero donde iba) en la celda de su chica, para llevársela «de vuelta a casa». Y ya. Empiezan los créditos (luego sucede una escena extra con Bruce Wayne hablando con Amanda Waller sobre su archivo de metahumanos, dando a entender los planes para fundar la futura Liga de la Justicia).

¿Qué supone esto? Para empezar, que Harley y el Joker están ambos vivitos y coleando, y además en libertad. Por lo que, y más aún si tenemos en cuenta las peticiones de Margot Robbie (actriz que interpreta a Harley Quinn) a la Warner, podría darse perfectamente una película en el futuro protagonizada por el Joker y/o Harley, juntos o por separado. Como adelantábamos, tanto Margot Robbie como Jared Leto (el Joker) estarían más que dispuestos a repetir sus papeles en el universo fílmico de DC Cómics.

joker harleySuicide-Squad

Pero no es la única posibilidad realista. Como sabemos, la película sobre la Liga de la Justicia ya se encuentra en fase de rodaje, con Zack Snyder (El hombre de acero, Batman v Superman) de nuevo al mando. Aunque no parece que vayan a hacer acto de presencia ninguno de los protagonistas de Escuadrón Suicida, lo cierto es que siempre hay lugar para cameos o pequeñas participaciones (y ya sabemos lo que le gustan a Marvel y DC este tipo de cosas).

Parece más seguro (película en solitario aparte), al menos en principio, que puedan volver a hacer acto de presencia y causar el caos en Gotham en las nuevas películas de Batman que prepara Ben Affleck (sí, el mismo actor que hace del Caballero Oscuro). Como todavía se encuentran en fase de escritura de guión, es demasiado pronto para saberlo.

batman squad

¿Qué más posibilidades habría? Quizás una secuela directa de Escuadrón Suicida (¿Escuadrón Suicida 2?), pero, de darse el visto bueno a ésta, parecería más probable que el protagonismo se centrase en otros miembros del peculiar equipo de villanos. Si no, y si quisieran seguir ahí con Harley, ¿para qué liberarla al final de la primera cinta?

Hablando de eso. Aunque el éxito en taquilla de Escuadrón Suicida, con más de 300 millones de dólares recaudados en menos de una semana, está asegurado, no tanto así la mencionada secuela. ¿Por qué? Pues porque en la misma escena entre los créditos con Bruce Wayne y Amanda Waller, el primero amenazaba a la segunda con que acabase con el escuadrón y sus «peculiares» planes. ¿Qué hará el personaje interpretado por Viola Davis? ¿Se atreverá a desafiar al murciélago? Solo el tiempo lo dirá. De momento, podemos rezar para que acaben sacando una edición extendida en dvd y/o blu-ray de Escuadrón Suicida con todas las escenas eliminadas (que, dicen, incluiría bastante material adicional de Harley y del Joker).

suicide squad comic

¿Tiene Escuadrón Suicida posibilidades de convertirse en una película de culto?

NOTA: Antes que nada, no, no vamos a afirmar que Escuadrón Suicida (Suicide Squad) sea una película de culto, ni tampoco vamos a intentar justificarlo (ni todo lo contrario). Mucho menos cuando solo lleva tres días en cartelera. Sin embargo, vamos a intentar hacer un ejercicio adivinatorio y algo pensante cobre por qué QUIZÁS, y solo QUIZÁS, dados algunos síntomas iniciales, Escuadrón Suicida PODRÍA llegar a ser tratada, con el tiempo, como una película de culto.

En la Wikipedia, ese gran templo de sabiduría, se define a las películas de culto como lo siguiente:

Las películas de culto adquieren tal estatus debido a la respuesta positiva que reciben por una parte significativa, pero limitada, de la audiencia o de la crítica a causa de su trama, su original estética, su anómala estructura narrativa o su especial relevancia en el contexto de la historia del cine.

(…) Grosso modo, y en un sentido estricto, puede afirmarse que una película alcanza el estatus de película de culto cuando es capaz de producir admiración y reconocimiento en un grupo de espectadores o críticos lo suficientemente amplio como para asegurar su continuidad como pieza cinematográfica significativa, pero demasiado limitado como para catapultar la obra al reconocimiento general.

Varios ejemplos de cintas de culto son: Blade Runner, The Terminator, Depredador, The Rocky Horror Picture Show, Donnie Darko, El club de la lucha, Dentro del laberinto, The Warriors, y un largo etcétera. Quizás hayáis visto una, varias, o todas las mencionadas, pero por poner un elemento común a todas: no fueron, inicialmente, bien recibidas por la crítica especializada (el estreno de Donnie Darko de hecho fue bastante limitado debido a que coincidió con el ataque a las Torres Gemelas). También puede suceder lo contrario: que una película sea inicialmente bien recibida por la crítica, pero no por el público, hasta que con el paso del tiempo ésta va quedando establecida por unos y por otros como de culto.

¿Qué elementos reúne Escuadrón Suicida como para poder llegar a ser considerada dentro de semejante grupo? Pues veamos…

Recepción inicial por crítica y público

Sobre todo en medios norteamericanos. Una vez retirado el embargo, empezaron a aflorar críticas que ponían a la cinta de David Ayer terriblemente mal. Desde asegurar que, si odiabas a alguien, lo mejor era regalarle un pase para ver Escuadrón Suicida; hasta asegurar que era aún peor que la última de Los 4 fantásticos o Linterna Verde. Otras, en cambio, le dan un aprobado pero sin llegar a considerarla ninguna obra maestra (que no lo es).

Pongamos ahora por ejemplo algunas de las críticas recibidas por Blade Runner al poco de estrenarse. La cinta de Ridley Scott fue tachada de lenta, aburrida y carente de desarrollo en cuanto a los personajes. Incluso llegaron a tacharla de «ciencia ficción pornográfica». Otros, por el contrario, se limitaron a aventurar su trascendencia en el tiempo, y acertaron.

¿Qué es lo que sí está teniendo Escuadrón Suicida? Era de esperarse, pero una gran acogida por parte del público. Hasta el momento, lleva recaudados 267 millones de dólares en taquilla, lo que la ha convertido en el mejor estreno en un mes de agosto y en el tercer mejor estreno de lo que llevamos de año. Las opiniones por parte de los fans varían, y hay quienes la tachan de basura frente a otros que aseguran que es una obra maestra. En medio, otros quienes la ven como un mero entretenimiento con algunos fallos (alguno bochornoso). En definitiva: la polémica está servida.

joker batman

Y esa es una de las bases para una película de culto: la polémica. Porque no todos estaban de acuerdo en que The Warriors fuese una película que pasase a la posteridad aún varias décadas después de su estreno (en 1979). Algunos incluso se avergonzarían al ver Dentro del laberinto en cines allá por el año 1986. Otros directamente se pegarían una buena siesta con Blade Runner (admitámoslo, no tiene el ritmo más trepidante). Sin embargo, hay una parte bastante representativa del público que ha visto estas películas que las han defendido a capa y espada, como si les fuese la vida en ello, y ellos son en cierta forma los transmisores del legado. Si un porcentaje de fans tan representativo y tan ruidoso como el que parece estar teniendo Escuadrón Suicida continuase de la misma forma por unos años, quizás podríamos estar hablando de una película de culto. Y no, no me refiero solo a fans de DC Cómics. Porque si se tratase solo de los fanboys y fangirls de esta editorial, entonces Batman v Superman también sería susceptible de ser una película de culto (y quién sabe…). Pero, para nosotros, ¿por qué Escuadrón Suicida sí tiene las papeletas y la cinta de Snyder no? Siguiente punto.

La estética, los personajes y la forma de contarlo

No, no vamos a atrevernos a asegurar que Escuadrón Suicida es la panacea de la innovación en el cine de superhéroes (o en el cine, a secas). No lo es. Su trama es hasta previsible y del montón, y el guión es de hecho uno de los puntos flojos de la película. Entonces, ¿qué?

La estética, la atmósfera, lo que rodea a Escuadrón Suicida. Primero, que no se toma a sí misma muy en serio (como sí lo hace, en demasía, Batman v Superman). Tampoco lo hace Deadpool, pero ahí va nuestro siguiente punto: en la estructura, Deadpool acaba siendo más del montón y hasta sucumbe ante el acto (anti)heroico (aunque egoísta, no basado en salvar a ningún grupo social) del protagonista. Tres cuartos de lo mismo sucede con Guardianes de la galaxia,  con la que suele comparársela más. En este sentido, Marvel no toma prácticamente ningún riesgo y acude al entretenimiento fácil y asegurado (en lo cual, salvo pocas excepciones, son todo unos expertos, hay que decirlo). En cambio, el montaje mismo de Escuadrón Suicida es tan raro, tan forzado en ocasiones, que hasta acaba por darle una apariencia de película «extraña», aunque en el fondo no lo sea tanto (y esperemos a que haya una versión extendida, del director o algo).

Suicide-Squad

Lo que nos deja a los personajes. Es la primera vez que se presenta en cine a personajes como Harley Quinn o Deadshot, además de a un nuevo Joker con la piel de Jared Leto (un actor ciertamente reconocido y con su particular legión de fans, ya sea por su labor en el mundo del cine o en el de la música, o ambos). Esto ha levantado no pocas expectativas entre el público, lo cual ha podido influir en cierta percepción de decepción que ha acompañado al estreno de la película. ¿Pero qué sucede cuando dejamos pasar el tiempo y el hype inicial ha vuelta a bajar o, simplemente, se ha auto regulado? Es ahí donde sabríamos si Escuadrón Suicida pasa la prueba o no: ¿la decepción ha sido por tratarse de una cinta horrorosa… o porque las expectativas estaban demasiado altas?

Profundizando en los personajes, es probablemente el punto más fuerte de Escuadrón Suicida (y de la trayectoria de su director, David Ayer): unos villanos (no confundir con antihéroes, otro punto que los aleja de Deadpool o Guardianes de la galaxia) que, obligados por una señora aún más cabrona, se ven envueltos en una misión para salvar… ¿el mundo? ¿Gotham? ¿la carrera interpretativa de Cara Delevigne? Aunque tampoco se vea muy claro, no hace falta (en The Warriors un grupo de pandilleros marginales tenían como único objetivo poder regresar a casa sin morir en el intento, y en Dentro del laberinto no sabemos si al final Sarah está salvando a su hermano, alcanzando la madurez, o dejándose querer por Jareth). Es en parte ese aparente desorden (que mencionábamos asimismo junto con el montaje), que abre puertas a varias y dispares interpretaciones (y debates) entre los fans, lo que a veces da ese encanto a las películas de culto. Aquí, con Harley Quinn y Deadshot (los más destacados a lo largo de la cinta) no nos topamos con héroes oscuros y byronianos, sino con villanos y asesinos, que en algunos casos están como las maracas de Machín. Sí, es verdad que al final tienen un discurso pro-amistad muy bonito, pero lo cierto es que son los amigos más disfuncionales con los que puedes toparte. Algo similar ocurre con la relación amorosa entre Harley y el Joker, rebajada bastante en la película (si al Joker de la serie animada le dijeran de ir a rescatar a su chica, él probablemente… ¿se reiría en tu cara?). Sí, muy bonita, el Joker rescata a su novia, la extraña, tal… pero siguen siendo sumamente disfuncionales. ¿Cómo no serlo? Son villanos. Si el Joker empezara a mostrarse caritativo y solidario con los demás dejaría de ser el Joker y pasaría a ser considerado… no sé, el Jared Leto del sueño de Harley Quinn en la película que nos ocupa, por ejemplo.

harley9

Otro punto es la estética de los mismos personajes, la cual ha generado a su vez polémica. Sí, el Joker de Jared Leto parece sacado de una mala noche de Marilyn Manson, pero tiene su punto llamativo (y hasta explicativo: este Joker es un rey de la mafia ante todo, o eso es al menos lo que parecen haber querido transmitir). Harley parece una choni tras una mala borrachera y bailes de discoteca, pero, sexualización del personaje aparte, su estética es llamativa y, sobre todo, no desentona con la interpretación de Margot Robbie. ¿Qué apostamos a que en próximas convenciones la cosa se llena de Jokers y Harleys de Escuadrón Suicida?

El villano es tan bochornoso que hasta puede llegar a ser considerado de culto

Sí, no nos hemos vuelto locos. Pensemos en los Power Rangers, ¿quien no se acuerda de la serie televisiva? Pues eso. Que a veces algo llega a ser tan pero tan cutre… que pasa a ser considerado de culto. Y las risas que se echa uno con sus amigos, ¿qué?

En conclusión… solo el tiempo lo dirá, que es el principal factor para que una película se convierta en de culto. A pocos días de su estreno, sería irrisorio llamar a Escuadrón Suicida «de culto». De seguir con la férrea división de opiniones, más allá del típico Marvel contra DC y teorías conspirativas, y por los puntos comentados, Escuadrón Suicida PODRÍA llegar a ser considerada de culto por ese sector de fans que ven en ella poco menos que una obra maestra. Al fin y al cabo, a veces el cine no se trata de ser lo más perfecto técnicamente, ni de contar la mejor historia jamás plasmada en un guión, sino de levantar pasiones imperecederas.

P.D.: Con la banda sonora que tiene, suma puntos.

Escuadrón Suicida: o cómo la crítica vuelve a cebarse (SIN SPOILERS)

Quien no haya oído hablar de Escuadrón Suicida (Suicide Squad) durante los dos últimos días es que ha estado viviendo en una cueva (o disfrutando en la playa, lo cual también es probable y mucho más sano). Tras sus varios pases de prensa en los días anteriores, los críticos saltaron contra ella sin piedad (hoy por hoy lleva un 26% de críticas positivas en Rottentomatoes y un 41% en Metacritic). Sin embargo, la cinta de David Ayer está lejos de ser el despropósito que muchos han augurado (sin ir más lejos, la crítica de la revista Forbes aseguraba que era aún peor que la última aventura de Los 4 Fantásticos).

Por el principio: Escuadrón Suicida narra las desventuras de un grupo de peligrosos y psicopáticos reclusos del universo de DC Cómics. Entre ellos destacan Harley Quinn (interpretada por Margot Robbie) y Deadshot (Will Smith). Al frente de la cámara se encuentra el mencionado David Ayer (Fury, Street Kings), quien también hace las veces de guionista (en su haber como escritor se encuentra el libreto de Training Day). Entre el resto del reparto encontramos nombres como los de Viola Davis, Cara Delevigne, Jay Hernández, Jai Courtney, Joel Kinnaman… y, por supuesto, Jared Leto. Todo un reparto que no hacía más que presagiar un producto de calidad. Sumémosle una ingeniosa campaña de marketing donde se ha destacado especialmente al Joker de Leto, y las expectativas estaban ya situadas por las nubes. Nada más lejos de la realidad: el reparto cumple, sí, pero solo aquéllos que tienen tiempo para lucirse (Harley Quinn, Deadshot, Amanda Waller), y el Joker de Leto… está, sí, pero como punto de partida y apoyo al personaje de Harley Quinn. En realidad, es como debe ser, puesto que el Joker nunca fue un miembro propiamente dicho del Escuadrón en los cómics; pero la Warner sí ha arriesgado bastante dándole tanto protagonismo durante la promoción. ¿Resultado? Gente que esperaba encontrarse con una película titulada «El Joker, su novia y sus amigos«. Y no es así en absoluto.

suicide-squad 2

¿Quiere decir esto que sea un mal aspecto de la película? Para nada. De hecho, Robbie y Smith son de lo mejorcito que hay por Escuadrón Suicida. Y Leto, para lo limitado que se encuentra (habría que ver todas esas escenas que, dicen, se eliminaron en el montaje), cumple. Su Joker no es tan histriónico como el de Nicholson, ni tan «genio» como el de Ledger (en nuestra opinión, el que sigue siendo mejor Joker hasta la fecha), pero sí muestra un aspecto más amenazante (también seductor) del príncipe del crimen. Recalco este último aspecto porque es lo que más se nos muestra de este Joker: que es un criminal, con todo su grupo de secuaces y que se mueve por el hampa de Gotham como por su casa. Nosotros al menos esperamos poder ver más de él en las futuras cintas de Batman que ya se están preparando junto con Ben Affleck (el cual, por cierto, también realiza agradecidos cameos). Se agradece, eso sí, que por una vez sea el personaje del Joker el que tenga que bailar al son de Harley Quinn, y no a la inversa (que es lo que suele suceder en el universo DC). Incluso se han rebajado bastante algunos aspectos abusivos de la relación amorosa entre ambos villanos que sí se han plasmado en los cómics y en la serie animada (sin que el Joker llegue a ser tampoco  una hermana de la caridad).

En cuanto a la historia, es quizás donde más sufre Escuadrón Suicida: tras un potente primer acto, donde se nos presenta a todos los personajes y la situación general de una forma bastante llamativa (también en lo visual); se da un salto a un segundo acto que sigue manteniendo el tipo; para finalizar en un tercer acto que es una gran ida de olla, y no necesariamente en el buen sentido. Llama la atención el estilo narrativo, que, sin llegar a salirse de la línea planteada y segura, sí transmite en algunos momentos sensaciones de cierto desorden. Como si la narrativa quisiera liberarse y no pudiera (similar a lo que sucede con los protagonistas del Escuadrón). El final, como adelantábamos, es un conjunto de efectos visuales psicodélicos (la propia Harley hace mención a esto) y, en ocasiones, mareantes, para terminar en algunos sinsentidos del guión (y que no queremos mencionar para no hacer spoilers). Por ello, la que más sufre es el personaje interpretado por Cara Delevigne, totalmente desdibujado y que lo único que hace es tambalearse (literalmente), como si fuera alguna especie de miembro tribal.

Suicide-Squad-Joker

Otro apartado a destacar de Escuadrón Suicida es su banda sonora, con temas realmente conocidos por todos y que resulta imposible no tararear o moverse en la butaca con ellos (Sympathy For The Devil, por ejemplo). Es comprensible que el sobreuso de estos temas pueda llegar a saturar a algún espectador. Admito que no ha sido mi caso, acostumbrada como estoy a los vídeos hechos por fans de cualquier serie, anime o película que se pueda venir a la mente.

En definitiva, Escuadrón Suicida, sin llegara ser una gran obra maestra, cumple. Al menos me entretuvo bastante más que Batman v Superman, con la que por cierto ha sufrido alguna (inevitable e injusta) comparación. Nada más lejos de la realidad: ambas cintas solo tienen en común el mismo universo cinematográfico de DC/Warner. El tono general y el ritmo del guión son mucho más trepidantes y vivos en la cinta que nos ocupa, alejándose de tramas pseudofilosóficas revestidas con grandes dosis de depresión. Y eso que en nuestra crítica nosotros defendimos (y bastante) a Batman v Superman. Ansiamos poder ver más de los personajes de Escuadrón Suicida (a nivel cinematográfico), especialmente de Harley Quinn, el Joker y Deadshot, en un futuro, esperemos, no muy lejano.

P.D.: Saliéndonos un poco de la crítica, queremos aprovechar para recordar  que durante TODO EL FIN DE SEMANA, tendremos TODOS nuestros productos de Escuadrón Suicida rebajados a un 20%.

suicide squad harley

Nuevos trailers y carteles lanzados en la Comic-Con

Ya se está dando por terminada la Comic-Con de este año, celebrada (como siempre) en San Diego, Los Ángeles. Siendo la convención de cómics más grande del mundo, es lógico pensar en la enorme cantidad de estrellas, paneles y novedades que se preparan para dicho acontecimiento. Veamos algunos de los más esperados (y hay sorpresas).

Para empezar, una de las cintas más esperadas de DC Cómics (especialmente tras ser uno de los elementos más destacados en Batman v Superman): Wonder Woman, película dirigida por Patty Jenkins (Monster) y protagonizada por Gal Gadot, Chris Pine, Robin Wright y David Thewlis, entre otros. Contará los orígenes de la popular heroína, estará ambientada en la I Guerra Mundial y creemos no ser los únicos en haberle visto un cierto parecido con la primera cinta de Capitán América… En cualquier caso, nos han dejado estos impresionantes trailer y cartel. Se espera su estreno para junio del 2017.

wonder woman

 

Para no desviarnos mucho, seguimos con DC, que nos ha sacado un trailer inesperado de La Liga de la Justicia (The Justice League). Inesperado porque solamente llevan unos pocos meses de rodaje, así que lo que se ve en el trailer debe ser de lo poco que llevan hecho. Su estreno se espera para noviembre del 2017, y tras la cámara vuelve a ponerse Zack Snyder (sí, el mismo que en Batman v Superman… crucemos los dedos). En el reparto: Ben Affleck, Gal Gadot, Henry Cavill, Jason Momoa, Ezra Miller y Ray Fisher, entre otros.

 

Sigamos con DC y su estreno más inminente: Escuadrón Suicida (Suicide Squad), que estará en carteleras a partir del próximo 5 de agosto, ¡ya en nada! Por ello han presentado un trailer final donde se nos muestra por primera vez el villano al que plantarán cara este pintoresco grupo de «malvados de los cómics». En la dirección se encuentra David Ayer, y en el reparto: Margot Robbie, Jared Leto, Will Smith, Cara Delevigne, Karen Fukuhara, Adewale Akinnuoye-Agbaje y Jay Hernández, entre otros. Incluye cameo de Ben Affleck como Batman.

 

Pasamos a otra cosa, pero seguimos en Warner (el estudio encargado de todas las películas de DC Cómics). Ahora nos adentramos en el conocidísimo universo de Harry Potter con la cinta Animales fantásticos y dónde encontrarlos, cuyo estreno se prevé para el 18 de noviembre. Este spin-off/precuela de las aventuras del joven mago creado por J.K. Rowling lo dirige David Yates (quien ya dirigiera varias de las películas de Harry Potter), y en el reparto se encuentran Eddie Redmayne, Ron Perlman, Colin Farrell y Catherine Waterston, entre otros. Para la Comic-Con nos han traído nuevos y espectaculares trailer y cartel.

Animales fantasticos y donde encontrarlos

 

Para ir terminando, pero no por ello menos importante: Marvel. Como era de esperarse, la otra gran franquicia de cómics en Estados Unidos no iba a quedarse atrás en la Comic-Con, y nos han traído nuevos trailer y cartel (definitivo) de la esperada Doctor Strange. En la dirección de la cinta se encuentra Scott Derrickson, y en el reparto los nombres de Benedict Cumberbatch, Rachel McAdams, Chiwetel Ejiofor y Mads Mikkelsen, entre otros. Su estreno se espera para el 28 de octubre en España. Os dejamos con los mencionados trailer y cartel:

dr strange cartel

 

Y eso es todo por ahora. Evidentemente, han habido muchos más trailers y eventos destacados, como el de Rey Arturo: la leyenda de la espada, Kong: la isla de la calavera o el ya tratado en otra entrada de Final Fantasy XV: Kingsglaive. Tenemos superhéroes y aventuras para rato.

REBAJAS DE VERANO EN NUESTRAS CAMISETAS: 10% de descuento en todas

Así es, durante todo el verano las camisetas de Fantasy Cloud llevarán un 10% de descuento. ¿Cómo? ¡MUY FÁCIL!

Ala hora de realizar la compra, una vez dentro del carrito de la compra, solo tienes que poner la palabra «camisetas» (sin las «») dentro del Cupón de Descuento. ¡Y voilá!

Aprovecha las rebajas de verano en Fantasy Cloud.