Hablemos de los elegidos de The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Todo aquel que haya jugado a The Legend of Zelda: Breath of the Wild sabrá que los elegidos (en inglés los tradujeron como «champions») son uno de los pilares de la trama. Sí, está claro que Zelda es EL personaje del juego y que Link sigue siendo básicamente nuestro avatar con un pelín más de frases a elegir (o no), pero tras llevar horas y horas jugando creemos entender el gran trabajo que se ha marcado Nintendo con estos cuatro. Avisamos que habrá SPOILERS del juego.

Mipha, la zora tímida (y poderosa)

Empezamos por la que es probablemente más popular entre el fandom de el cuarteto. Mipha es la princesa zora, hermana mayor de Sidon (otro de los grandes favoritos), increíblemente hábil con el tridente y poderosa con la sanación, es la elegida para controlar a la bestia Vah Ruta.

Sin embargo, lo que seguramente llama más la atención de Mipha es su personalidad, tan tímida, dulce, disciplinada y humilde. Es ese arquetipo de personaje femenino que TANTO gusta a los japoneses (y no japoneses), al más puro estilo Hinata de Naruto. También igual que ésta, tiene un enamoramiento no confeso hacia Link (Link no es Link si al menos tres féminas no beben los vientos por él).

Debido a estos rasgos de su personalidad, a su resignación silenciosa y a su destino trágico, es tremendamente fácil empatizar con Mipha, no ya solo en sus sentimientos por el héroe, sino además en la despedida a su padre y en la corta escena que protagoniza junto a un pequeño Sidon.

El hecho de que Vah Ruta suela ser la primera bestia elegida por los que juegan por vez primera a Breath of the Wild y que los zora suelan caer asimismo bien agranda aún más el impacto que deja Mipha, que de paso sirve como (pequeña) ventana al pasado de Link.

Revali, el orni orgulloso y… ¿por qué diablos me odia?

Si Mipha suele ser la favorita en el fandom de entre los elegidos, Revali es lo contrario, empieza las encuestas por abajo. Algo curioso si tenemos en cuenta que es básicamente Vegeta (Dragon Ball) con pico y alas.

Al igual que el príncipe de los saiyans, a Revali lo representa su orgullo y narcisismo. El orni, que controla a Vah Medoh, cree realmente que él es el mejor y más guapo de todo Hyrule, algo que le gusta cacarear a los cuatro vientos. Sin embargo, la experiencia nos dice que precisamente este tipo de personajes luego son los que guardan mayores complejos (aunque nunca lo admitan), y algo de eso puede observarse en Revali si se mira bien.

Por un lado, es el único de entre todos los elegidos que no procede de la realeza ni ha nacido con algún poder especial, lo que nos da a entender que todo viene de la pura dedicación y entrenamiento. Sí, es cierto que Link y Zelda también se esfuerzan, y el primero tampoco es de la realeza per sé, ergo… ¿por qué parece tenerle tanta tirria a éste?

Por un lado, el diario de Revali deja entrever que no le caían especialmente bien los hylianos, ya que Zelda es, según él, la primera que conoce de éstos que muestra preocupación por otras razas.

Entrando en este terreno, también resulta curioso que Revali muestre absoluta animadversión hacia Link, pero no hacia la princesa, por quien parece sentir algo más parecido a la compasión y el respeto (aunque al principio la condescendencia está presente y ante Link hace todo lo posible por intentar aparentar que no siente nada positivo hacia ella). En nuestra opinión, tendría algo de lógica que Revali, en su estilo, sintiese algo por Zelda. No solo porque explicaría perfectamente toda la tirria hacia Link, sino por la forma que tiene de actuar frente a ella (se avergüenza y luego pavonea cuando ella va a buscarlo, se muestra preocupado por la misma al volver ésta con Link de Lanayru, es el único en mencionarla aparte de Urbosa cuando Link ya no está), e incluso en su diario comenta lo absurdo que le parece el estar yendo a acompañarla cuando podría estar entrenando… para luego rectificar y decir que, como efectivamente no puede ir a llevarla, entonces irá luego volando a recogerla.

En definitiva, Revali es ese personaje «Vegeta» que tan presente está, por ejemplo, en los anime. Le precede el orgullo y tiene rasgos «tsundere» (le pide a Link que no hable de él con Zelda, en su diario escribe que en el fondo quería impresionar a éste, etc.), pero que, si miras un poco más detenidamente, crees entender su forma de ser.

Daruk, el NO tontorrón con músculo

Llegamos al que es mi favorito de los elegidos. Daruk, el gorón que nació con el don de un escudor protector que lo defiende de hasta las rocas y la lava, es el elegido por Zelda para controlar a Vah Rudania.

A simple vista, y más aún con el doblaje en inglés, Daruk parece el típico tontorrón con mucha fuerza. Poco cerebro y mucho músculo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, algo que es más fácilmente detectable en otros doblajes como el japonés o el español.

Sí, es cierto que Daruk no es un cerebrito. No es Prunia. Pero tampoco le hace falta y, además, eso no le hace carecer de inteligencia emocional.

Frente a los más jovencitos, todos ellos con las hormonas disparadas, Daruk y Urbosa están ahí para poner un poco de coherencia y orden. Ellos detectan enseguida el rechazo inicial que Zelda siente por Link y son conocedores de sus propios motivos, demostrando asimismo la empatía de la que carece, por ejemplo, Revali (al menos hacia Link, hacia Zelda muestra más). Por ende, Daruk es el que anima al héroe a seguir adelante y procura integrarlo siendo el que idea la ceremonia de presentación. También es de los que más nos animan a la hora de recuperar a Rudania.

Daruk funciona además como pegamento del equipo. Conoce sus grietas e intenta hacer de puente, demostrándolo en ese otro gran momento que es el de la foto (ya hablaremos de ésta).

Por todo ello, Daruk es para nosotros un tipo que ve las cosas de forma simple y afable, es directo, pero no por ello estúpido o borde. Curiosamente, también anima ya una vez muerto a su descendiente y admite que él también era más tímido y cobardica cuando era joven. Daruk es ese amigo, padre o mentor que a todos nos gustaría tener.

Urbosa, la gerudo maternal

Finalizamos con Urbosa, la líder (hace 100 años) del matriarcado gerudo, que es elegida para controlar a Vah Naboris y que era amiga de la fallecida madre de Zelda.

Tal como adelantábamos con Daruk, Urbosa está ahí para añadirle cordura y coherencia a un grupo de postadolescentes. Además, si Mipha era la ventanita al pasado de Link, la gerudo es la de Zelda, ya que era amiga de su madre, comportándose incluso en ocasiones como tal, aún en sus últimos momentos.

Sin embargo, Urbosa es asimismo fuerte y muy consciente de ello, ya que pertenece a una raza guerrera y no le falta el orgullo, pero, al contrario que Revali, es un orgullo sano y estable, de quien ya lleva recorrido mundo y batallas, no uno dominado por la testosterona.

Urbosa es así la madura del grupo, que empatiza y que sabe tratar tanto con el aliado como con el enemigo. No obstante, también se la ve que disfruta batallando y es, por así decirlo, la que parece cachondearse más de todo en el grupo, algo que se agradece entre tanta «drama queen» y caras largas.

La foto del recuerdo en La balada de los elegidos es una muestra definitiva no solo de la personalidad de Urbosa, sino de todos los individuos del equipo y de su dinámica. Si nos fijamos: Link y Zelda al centro, son los protagonistas; pero se mantienen rígidos y tensos hasta el punto de que Prunia le pide a la princesa que sonría un poco. Al lado de Link, al principio un poco distanciada (luego va acercándose sutilmente), Mipha, nerviosa ante la eventual proximidad de su enamorado. En contraposición, Revali, al principio también más alejado de la princesa y luego cada vez más cerca (por cierto, sonríe al ver cómo Mipha intenta tranquilizarse al acercarse a Link, algo curioso). Detrás de éstos, sirviendo de apoyo cariñoso a Zelda, Urbosa. Y por detrás, ocupando todo el espacio, el gran (no solo literal) Daruk, que como buen puente de unión del equipo les da una «sorpresa» y en el preciso momento en que se realiza la foto los empuja a todos contra sí, quedando mucho más cerca unos de otros, ante la cara divertida de Urbosa, el pequeño sobresalto de Zelda y Link y el espanto absoluto que parecen estar sintiendo Revali y Mipha, de nuevo en contraposición, ya casi cada uno encima de los respectivos princesa y héroe. Como decíamos, estos de Nintendo son unos genios.

Artículos relacionados

Esto es lo que dice la prensa especializada del The Legend of Zelda: Breath of the Wild

 

Publicado en Videojuegos y etiquetado , , , , , , , , , , , , , , .