Detective Pikachu, un impactrueno de ternura y monería

Pokémon es actualmente una de las franquicias con mayor éxito a nivel mundial y sobre todo en su país de origen, Japón, donde desde su nacimiento en las consolas portátiles de Nintendo ha sido todo un superventas y hoy en día tiene en su haber hasta centros comerciales dedicados exclusivamente a ellos, los Pokémon Center, así como su propia compañía desarrolladora, The Pokémon Factory.

Era cuestión de tiempo que Hollywood, concretamente Warner, se interesara por el título, decidiendo probar suerte a raíz de uno de los videojuegos para Nintendo 3DS: Detective Pikachu. Tomando el mismo título, ha creado la que es hasta la fecha mejor adaptación al cine de un videojuego… lo cual tampoco estaba muy complicado.

En la dirección contrataron a Rob Letterman (la película de Pesadillas), quien se encarga a su vez del guión junto a Nicole Perlman, también escritora de Guardianes de la galaxia o Capitana Marvel, lo que nos habla todo ello del tono general de la cinta que nos ocupa.

El argumento, que sigue una narrativa de suspense y thriller bastante «light» pero efectiva y entretenida, cuenta cómo el joven Tim Goodman (Justice Smith) es llamado un día debido al aparente fallecimiento de su padre, un aclamado detective. El muchacho se pone así rumbo a Ryme City, lugar creado para que humanos y pokémon convivan en armonía, sin ser unos los dueños de los otros ni someterlos a peleas. Mientras recoge lo que le ha dejado su progenitor, Tim se topa con un Pikachu (voz de Ryan Reynolds) parlante (que en realidad solo él puede entender) y amnésico que lo anima a buscar el verdadero paradero de su padre.

Detective Pikachu. Warner Bros.

Aunque la trama sí ofrezca su intriga, el verdadero motor de la cinta se encuentra en la enorme cantidad de cameos de pokémon de todas las generaciones, desde Charmander y Squirtle hasta Torterra, pasando por un sinfín de ellos que pululan por casi todas las escenas.

El otro factor realmente llamativo es Pikachu, a quien Reynolds otorga de una actitud algo canallesca y vivaz, alejado del emblemático roedor al que estamos acostumbrados a ver en el anime, promociones y videojuegos; frente al mucho más apagado Tim. La dupla que ambos conforman en este sentido es la típica de las «buddy movies» y como tal cumple.

Junto a Pikachu tendremos también a Psyduck, el pokémon compañero de la reportera Lucy Stevens (Kathryn Newton), otro de los grandes aciertos, sobre todo desde una perspectiva cómica (y que resulta asimismo arrebatadoramente adorable).

Frente a todo este desfile de pokémon, los humanos palidecen; aunque seguramente este fuera el objetivo de la película, que va a atraer a niños y nuevos adeptos como churros (y cuya secuela está ya anunciada). Las partes más dramáticas tampoco llegan a la altura de las humorísticas, dejando patentemente claro su tono desenfadado y ligero.

Detective Pikachu. Warner Bros.

Los grandes triunfadores en este punto han sido los diseñadores y trabajadores de efectos especiales (que no habrán sido pocos), ya que han sabido crear a toda una serie de animales ficticios que no desentonan, poseen carisma y que son la mar de adorables. A ellos se le deben el 90% del encanto de toda la película.

Por lo demás, Detective Pikachu es lo que se espera de ella: un entretenimiento dirigido a todas las edades (con lo que eso conlleva) y que viene dispuesta a arrasar con la venta de merchandising. Las interpretaciones cumplen sin más (a pesar de la presencia de Bill Nighy o Ken Watanabe), el argumento es llevadero y el humor resulta en su gran mayoría apto para todas las edades.

P.D.: Evidentemente, hay numerosos guiños dirigidos a los que hemos crecido (más o menos de cerca) junto a la franquicia y que dibujarán más de una sonrisa (e incluso causará carcajadas).

Publicado en Cine, Series y TV y etiquetado , , , , , , , , , , .